sábado, 28 de febrero de 2015

Sobran las palabras

En la película "A few good men" ("Algunos hombres buenos", dirigida en 1992 por Rob Reiner y escrita por Aaron Sorkin) la progresión de la trama alcanza su momento culminante en el desarrollo del juicio, en el que participan, por orden de aparición: J. A. Preston, Kevin Bacon, Wolfgang Bodison, James Marshall, Tom Cruise, Demi Moore, Kevin Pollack, Xander BerkeleyJack Nicholson.



No se necesitan palabras para este delicioso sinsentido.

viernes, 27 de febrero de 2015

Esencia de juventud

¿Qué es la juventud?

¿Una actitud? ¿Una opción? ¿Una forma de vida?
¿Una etapa, por la que no todos pasan, y en la que otros se atascan?
¿Un deseo de establecer la propia autonomía?
¿Una búsqueda apasionada?

*****

Robert Louis Stevenson, lo expresó con rotunda claridad:

"Una juventud plena, ocupada, es su único preludio para una vejez autosuficiente e independiente, y el que la desperdicia inevitablemente se convierte en un aburrido [...]. La juventud es la época para recorrer el mundo de un extremo a otro tanto con la mente como con el cuerpo, para probar las costumbres de otras naciones, para oír las campanadas a medianoche, para contemplar el amanecer en la ciudad y en el campo, para convertirse con renovado fervor religioso, para circunnavegar la metafísica, escribir versos defectuosos, correr un kilómetro para ver un fuego y esperar todo el día en el teatro para aplaudir el 'Hernani' [...].
Que viaje, que especule, que vea todo lo que pueda, que haga hasta donde le sea posible; su espíritu tiene tantas vidas como un gato; será capaz de vivir en todas las circunstancias, y todas las superará. Los que fracasan en su juventud, si tenían oportunidades razonables de salir adelante, es probable que no merecieran salvarse desde el principio; seguramente eran individuos débiles, criaturas hechas de masilla y cuerda, sin acero ni fuego, ni indignación o verdadera alegría en su interior. Podemos compadecer a sus padres, pero no hay razones para lamentarse por ellos".

*****

¿Qué hace que algunos jóvenes no entiendan la necesidad de sacarle el jugo al momento que viven, las oportunidades que se les presentan, el talento que atesoran que, si no le dan forma, terminará desaprovechado y marchito?

¡Valiente sinsentido!

*****

Alana Sinkëy (originaria de Guinea-Bisau, nacida en Portugal) es cantante.
Abel Calzetta (Buenos Aires, Argentina) es guitarrista.
Manuel Pablo Sanz (Madrid, España) es bajista.
Sergio Salvi (Nápoles, Italia) es teclista.
Akin Onasanya (Lagos, Nigeria) es baterista y percusionista.

Juntos forman CosmoSoul, un intento de dotar de carácter cosmopolita a sus variados orígenes e influencias: les interesa el Soul y la música negra.

Representan una esperanza para quienes se manifiestan buscadores de apuestas que, siendo minoritarias, esbozan itinerarios que los (más) jóvenes se animen a transitar.



Powerfull



Nature boy



*****

Han publicado dos discos:

"Sunrise" (2011)


Sunny days



*****

"Terra" (2013)





Warrior



*****

Más información en su página web.

*****

Yo los descubrí ayer, en el programa de Carne Cruda.


miércoles, 25 de febrero de 2015

Candy Crush Capo

Ayer era el día en que se iniciaba el debate del Estado de la nación, esa función en dos (tres) actos en la que los miembros del Congreso de los Diputados se vuelven sobre sí mismos, más si cabe, enclaustrándose en su intento de tomar el pulso a los asuntos que les preocupan y hablar sobre ellos.

Quizá sea el selfie colectivo más deprimente que puede generar la política.


*****

Las circunstancias señalaban que éste sería un debate diferente; se esperaba ver a Pdro Snchz y Alberto Garzón (en sus primeras intervenciones en situación similar) y escuchar a Pablo Iglesias y Albert Rivera (como alternativas emergentes, pero sin voz propia por su falta de representación electa) ante un Rajoy, veterano en estas lides (como presidente del Gobierno y, con anterioridad, como parte de la oposición).

Pero, en una muestra de la situación nacional, la verdadera protagonista del evento fue Celia Villalobos.

Durante un momento, tuvo que asumir temporalmente las funciones de presidencia de la cámara. Quizá Jesús Posada anduviera con cistitis, o quizá no recordara que los precios de los gin-tonics habían subido, asuntillos perdonables a sus casi 70 años.

Por el contrario, la actitud de la malagueña fue imperdonable.

En ese instante en que debió colocarse por encima de su presidente, se puso a jugar al Candy Crush.
Y fue pillada.
Por Antonio Maestre, de La Marea.



Me resulta tan indignante, que me quedo sin argumentos para analizar este momento dantesco y dejo que sea Dani Mateo (colaborador de El Intermedio) quien desgrane los detalles.



Dedicarse a jugar (por lo que parece, sin demasiada pericia, usando el dedo en modo buitre) no le impedía cumplir con su obligación; resulta entendible que mientras su superior orgánico habla de cosas a las que ella debe asentir, pueda relajarse un instante. Pero, cuando fue necesario, al subir Joan Coscubiela al estrado de oradores, mostró un nivel adecuado de concentración, atenta a los descalificativos que el interfecto pudiera emplear, agudizando sus orejas de lobo. Su rápida intervención evitó que Coscubiela pasara de denominar a Rajoy como capo (lo que hizo), a demonizarlo y proponer que fuera capado (quedó en conato).

*****

Las reacciones no se hicieron esperar. La noticia corrió pronto y, olvidando las propuestas políticas (si es que las hubo) se desató una fuerte indignación hacia el hecho de que Villalobos se pusiera a jugar al Candy, un engendro que todos sabemos que es maligno, como bien nos recuerdan Glove and Boots.



Jo.
Ya he enumerado todos los tópicos del día.
Me siento completamente infeliz.
Porque he vuelto a comprobar que no me gustan los tópicos.

*****

¿Debo criticar a Celia por jugar al Candy, cuando todo el mundo lo hace?
Esté donde esté, hay gente jugando al Candy (o a sus sustitutos).
¿No se supone que criticamos a los políticos, y les consideramos como parte de una casta, porque se encuentran alejados del pueblo, encerrados en un mundo de cristal que no es en el que vivimos los demás?

Pues mostrar una debilidad humana (ampliamente extendida), tampoco debería ser para tanto.

*****

Efecto boomerang: Antonio Maestre es periodista.
¿No debería formar parte de sus obligaciones conocer el protocolo para grabar un vídeo con el móvil?

No hay problema. Glove and Boots se lo recuerdan.



*****

A todo esto, por pura curiosidad malsana, ¿de qué cojones se habló en el Congreso?


martes, 24 de febrero de 2015

La casta

Dicen que todos sus miembros son iguales.
Que entre ellos no hay diferencias.
Que, a pesar de vestir de forma uniforme, el harakiri no está en su vocabulario.

Es posible que se deba a que no son samurais, guerreros que creían en un código de honor.

"El de la izquierda, pesca; el del centro, pasa la fregona; el de la derecha, capta la señal"

(Cambiar la cultura de un Club para alcanzar el karma)



*****

Sé que muchas personas, de nobles intenciones, no encuentran relación entre la casta y los políticos.

La Real Academia sí ha sido capaz de conectarlos.


*****

Alguien que ha contemplado las dificultades del Capitán Haddock para capear el temporal que desata el ruiseñor de Milán, la Castafiore, …


…sólo acepta presentar su rendición ante una Casta, de nombre Laetitia.


*****

La casta es un club.

NO marxista, por supuesto.

*****

(Añadido: 26/02/2015)

Como continuación al comentario de mi amigo Bernardo, compruebo que el salto a la fama de la modelo francesa, Laetitia, fue en un vídeo de Chris Isaak, en 1995, "Baby did a bad thing", que demuestra, a las claras, que su apellido no es el más acorde a sus intenciones.

domingo, 22 de febrero de 2015

Gamarjobat

Magia japonesa en acción.

Remo Bodei - La ira: Pasión por la furia

"Las democracias surgen y se consolidan como concreta alternativa al odio y a la recíproca matanza, entregándose a esa voluble muestra de relativismo que es el 'pueblo soberano' dividido en facciones o grupos de interés que, para coexistir y no abrir las heridas recientes, tienen que someterse a un tabú, con frecuencia tácitamente aceptado: dejar públicamente de lado la discusión sobre los valores últimos para concentrarse por el contrario en los 'penúltimos'. En privado cada uno puede, por tanto, elegir los valores éticos, políticos o religiosos que prefiera o en los que firmemente cree, pero no debe imponerlos a los demás con la fuerza".
Remo Bodei (Antonio Machado Libros, 2013)

sábado, 21 de febrero de 2015

Las posiciones de Podemos

La irrupción de Podemos en el panorama político ha generado una catarata de análisis de todo tipo, desde una multiplicidad de enfoques.

Común Sin Sentido, atendiendo a su extravagante naturaleza y a su búsqueda de enfoques inusuales, ha querido conocer la cara oculta del partido, la intimidad intramuros; ese espacio que, siendo compartido por el conjunto de la ciudadanía, se reserva con recato.

Siempre interesan los hábitos.

*****

Hoy, sin que sirva de precedente, se examinará a los notables de la agrupación, en aras de alcanzar una mayor transparencia sobre su actividad cotidiana, comparando como si fuéramos antropólogos.

Se empleará como herramienta de diagnóstico la escala de Bristol, desarrollada por S. J. Lewis y K. W. Heaton en 1997.

Para facilitar el tránsito de las respuestas y alcanzar un formato estandarizado y uniforme de los resultados, se les ha planteado una pregunta a los popes de la troupe.
Una sola pregunta.
Siempre la misma.
Sin distingos.

Una vuelta de tuerka.

Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?



Íñigo Errejón (Secretario de Política. Jefe de campaña en las elecciones al Parlamento Europeo de 2004. Doctor en Ciencia Política. Investigador en La Universidad de Málaga. Activista. Tertuliano. Nacido en algún momento de 1983)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Me cuesta. Quizá sea debido a mi carácter nervioso y a ese punto de hiperactividad que arrastro, contraproducente en alguien que se siente a gusto en una biblioteca, un nombre, por cierto, que deberemos cambiar por sus implicaciones religiosas y, como consecuencia, por sus connotaciones represivas y discriminatorias; soy, en mi caso, partidario del concepto de depósito comunitario de información compilada, más claro y preciso.
   Concreta más: ¿pudimos?
   Bien. Yo soy, más bien, tendente a encuentros breves y expeditos; considero un atraso la permanencia prolongada en el trono y, dado que las palabras mueven, pero los ejemplos arrastran, practico un método de evacuación rápida que se muestra infalible, consistente en aprovechar la presencia de Pablo (o incluso Juan Carlos) en una intervención televisada y cortar bruscamente mi actuación en el mismo instante en que Inda (o Rojo) (o Durán) le cortan la inspiración. Practicar la solidaridad lleva implícita una permeable simetría.
   Algún detalle más: ¿pudimos?
   Si lo que me pregunta es por aspectos más concretos de mi posición, atendiendo a su consistencia, forma o estado, debo matizar que soy, en términos generales, contrario a la caza, en cualquier modalidad; aun así, comprendería que alguien me describiera como caza menor, y no por mi aspecto, sino catalogado junto a cabras, ovejas o conejos, animales que campan en libertad y que, a veces, presentan una morfología similar a la mía. Si debiera añadir más detalles, no podría obviar que, en caso de ser necesario, lo que siempre termina ocurriendo, soy capaz de vaciar mi cargador de perdigones y, tras una tapia, entre retortijones, dejar un rastro repartido de bolas duras, excretadas con esfuerzo, con la apariencia de unos ferrerorroché a los que, como es entendible, no envuelvo en papel dorado. Aumentar la ingesta de fibra, o incrementar las ocasiones en que me embuto en unas ceñidas mallas para practicar running, supondrían un seguro beneficio. Eso sí, dejo claro que me tripa sigue tan dura como una pandereta.

Diagnóstico: Errejón está en el Tipo 1 de la escala de Bristol.


Juan Carlos Monedero (Secretario de Proceso Constituyente y Programa. Intelectual. Doctor en Ciencia Política. Consultor. Profesor. Asesor. Chavista y bolivariano. Nacido en enero de 1963)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Siempre me he considerado un intelectual, interesado en la producción de ideas, proclive a la reflexión personal, cercano a la meditación, amante lector, no necesariamente en este mismo orden. Mi búsqueda de referentes me ha llevado a estudiar las revoluciones colectivas políticas y espirituales. Durante años he profundizado en el conocimiento meditativo del budismo zen (soy un declarado seguidor de Daisetsu Teitaro Suzuki) y he emprendido el camino iniciático (tao) marcado por Lao-Tsé y Confucio (culminado de forma brillante por Mao). Eso me permite que, al aroma del sándalo y el patchouli, pueda releer a Marx, Bakunin o Jessop, cómodamente zentao, renovando mi interior mientras se reformulan mis intereses.
   ¿Pudimos?
   Hace nada. Con dificultad, porque la elaboración acarrea su tiempo y no es un proceso uniforme, aunque deje huella permanente. En concreto, modulada de forma seca y áspera, en tracto continuo, con protuberancias anejas que manifiestan posibilidades de explotación. Un trabajo y un resultado sólido, expresado tras un intenso esfuerzo solitario.

Diagnóstico: Monedero está en el Tipo 2 de la escala de Bristol.


Teresa Rodríguez (Diputada del Parlamento Europeo. Candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía. Nacida en septiembre de 1981)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Bueno, como sabrás, he nacido en Rota, Cádiz y, acostumbrada al activismo en el que participio activamente desde el inicio de mi actividad política, estoy acostumbrada a participar en actividades reivindicativas en las que, desde siempre, he defendido la expulsión de los americanos de la base de Rota y, aunque nuestro activismo no haya conseguido que se vayan de Rota, no lo consideramos una derrota porque nuestra actividad reivindicativa seguirá manifestándose hasta que hayamos expulsado por completo los misiles de la base y nuestro afán seguirá. Pero, debo decir que, hoy mismo, he conseguido la completa evacuación de un torpedo que presenta un aspecto íntegro, pese a ciertas rajaduras exteriores.
   Gracias por tu concreción.
   De nada. Ozú.

Diagnóstico: Teresa está en el Tipo 3 de la escala de Bristol.


Pablo Iglesias Turrión (Secretario General. Diputado del Parlamento Europeo. Doctor en Ciencias Políticas. Máster en Humanidades. Máster en Comunicación Política. Tertuliano. Presentador de TV. Inspirador. Líder. Nacido en octubre de 1978)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Suelto. Bien. Natural. He asumido que, como comunista, tengo la obligación de ganar, porque un comunista que pierde es un mal comunista. Sé que aquí se buscan diagnósticos, se analizan texturas y se examinan colores. Pero no es un problema de colores, no es un problema de diagnóstico: es un problema de agregar fuerzas, de qué zurullo eres capaz de construir en un momento determinado. Si Lenin fue capaz de agregar una cosa enorme, en un contexto muy preciso, no te contaré lo que yo he sido capaz de agregar en un momento en el que, habiéndome desnudado para follar, me he vestido para ligar, porque para ligar hace falta vestirse y vestirse implica construir discursos. Debo rematar la faena añadiendo que agregar, como yo acabo de consumar hace un rato, supone adaptar tu posición a un contexto concreto: yo abandonaré mi camisa blanca y mi corbata, pero mantendré mi aire melifluo, si fuera preciso; podrán considerarme una viborita suave y blanda, pero mi determinación y mi firmeza se acentúan con mi suavidad.

Diagnóstico: Pablo está en el Tipo 4 de la escala de Bristol.


Lola Sánchez Caldentey (Diputada del Parlamento Europeo. Sexta en primarias, cuarta por la fórmula de cremallera paritaria. Camarera y comerciante fallida. Nacida en marzo de 1978)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   ¡Pudimos, claro que pudimos! Pudimos porque somos más y no estamos locos y sabemos lo que queremos. Y pudimos porque supimos hacerlo. Porque cuando nos unimos, aunque cada uno de nosotros tengamos nuestros bordes bien definidos y seamos capaces de diferenciarnos, si nos empeñamos, seremos capaces de conseguir todo lo que nos propongamos. Nuestra fortaleza no viene de nuestra forma flexible, de nuestra adaptabilidad, de nuestra cercanía; nuestra fuerza viene de la unidad y del sentimiento de que si todos empujamos juntos, entre todos, seremos capaces de sacar adelante este potencial enorme que atesoramos dentro. Claro que pudimos. Entre todos pudimos.
   Se te ve ilusionada por tus frutos.
   Como que sí. Quisiera ser muy clara. O sea, son como perlitas, así como las MonSerí, ya sabes: chocolate (^^) y algo de alcohol (^^ ^^). La combinación más excitante desde 2girls1cup. Con eso te lo digo todo y te lo digo todo. Clarísimo que pudimos.

Diagnóstico: Lola está en el Tipo 5 de la escala de Bristol.


Carlos Jiménez Villarejo (Diputado del Parlamento Europeo. Miembro del Consejo Ciudadano. Fiscal Anticorrupción entre 1995 y 2003. Nacido en junio de 1935)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Hola. Algo me dice que hoy pueda parecer abatido, cuando estoy deshecho. Parezco un desecho, pero me juntan con tantos pimpollos y a veces me cuesta seguir su ritmo. Me parece un despecho, pero no me costará olvidarlo, teniendo en cuenta la fragilidad de mi memoria que, a veces, aparenta estar deshecha. En fin, ¿qué decía?
   Le preguntaba si ...
   Putéame.
   ¿No le parece que limitar la ocupación de un cargo hasta un máximo de ocho años es, digamos, atrevido, teniendo en cuenta su edad?
   No. Decía que me tutearás. Me comí una letra.
   Perdón. ¿Pudimos?
   Pudimos, ¿qué?
   Pues eso, poder.
   Poder, ¿poder?
   Poder evacuar.
   ¡Ah, leñe! El gran secreto. Llega unos años que, ya, ni te acuerdas de dónde has dejado los frutos de tu corrupción.
   Como la familia Pujol.
   No. Esos están en Suiza. Como estoy podre por dentro, a veces olvido donde dejé las zurraspas, no sé si me entiende. Ahora me fijo y, fíjese, noto algo.

Diagnóstico: Villarejo está en el Tipo 6 de la escala de Bristol.


Tania González (Diputada del Parlamento Europeo. Secretaria de Rescate Ciudadano. Activista. Feminista. Miembra del CSI (Avilés). Nacida en octubre de 1982)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Te voy a explicar, ¿vale? Me he quitado un peso de encima. Un descanso, oyes. Toda la vida defendiendo los servicios públicos decentes, en condiciones, adecuados a las necesidades de los ciudadanos y, ya ves, llega el momento en que te das cuenta de lo necesario qué es. Yo misma, que nací mirando a la ría y que he tenido que trabajar donde me mandó el diablo, ahora siento que debo licuarme porque como todos me confunden con Tania Sánchez (la otra), estoy sintiendo en mi cuerpo lo que verdaderamente significa la transparencia. Me desciende el peso, de este cuerpecito mío, que se ha convertido en río.

Diagnóstico: Tania está en el Tipo 7 de la escala de Bristol.


Carolina Bescansa (Secretaria de Análisis Político y Social. Reservista. Extrasensitiva. Nacida en algún momento de 1971)

   Y tú, ¿cómo vas? ¿Pudimos?
   Yo me mantengo en celo, silente, oliendo el ambiente, sin aplaudir y moviendo las manos en el aire como las mamis cuando despedimos a nuestros hijos en el autobús del cole (que parece que van a la guerra), esperando el cambio, ojo avizor, vigilando a Dinamarca.

Enigma bonus track: Si PI fuera JC, CB sería cupcake.

Manaba como una fuente: Wikipedia

*****

Hoy, estaba claro, se investigaban sus (de)posiciones.
Se encontraron desde estreñidos hasta diarreicos.


*****



Aunque muchas actividades humanas agradecen estar coronadas por un espíritu solidario, en ocasiones, necesitamos sentarnos y sentirnos como un lobo solitario.

No imagino dónde puede llevar todo el día andando en Círculos.

jueves, 12 de febrero de 2015

Nunca sabes cuándo (o dónde) vas a encontrar un amigo

Lunes, 20 de octubre de 2008

Debo coger un avión que me lleve de Oviedo a Badajoz, tras un cambio de aparato en la T-4 madrileña, mucho antes de que supiéramos que se iba a llamar Adolfo Suárez.

Ahora no recuerdo los detalles, pero volar de forma reiterada (como cualquier otra actividad que realices con asiduidad), te permite desarrollar ciertos conocimientos prácticos. Yo sabía entonces, aunque ahora lo haya olvidado, el lugar exacto desde dónde partiría ese avioncito que, por sus características, obliga a embarcar andando y que hace que siempre fuese en la misma zona del aeropuerto.

Habiendo llegado con tiempo a Badajoz, pude dar una vuelta por la ciudad y callejear tranquilo. Al día siguiente tenía que impartir un curso: localicé el centro donde se iba a realizar, visité la catedral y el casco antiguo y aproveché para comprar una chaqueta marrón que me acompañó durante años y que hoy, cochambrosa, guardo con cariño.

Martes, 21 de octubre de 2008

El curso en Badajoz se realizó en una academia vecina a la sede social del cliente. Puerta con puerta. En una de las dinámicas que teníamos que realizar, se debía ambientar el aula como si fuera una zapatería. El grupo que debía actuar como protagonista se envalentonó y, armándose de los rotuladores que yo llevaba para las explicaciones en flipchart, se pusieron a dibujar zapatos, anuncios de rebajas, slogans y dejaron que su creatividad fluyese para llenar la pizarra vileda.

Una vez terminado el ejercicio, intenté borrar los dibujos. Consternado, descubrí que habían empleado mis rotuladores (indelebles) en la pizarra. Una escapada fugaz de una persona apañada nos hizo comprobar que, contando con suficiente alcohol (de 96º) y papel higiénico, los rastros de los rotuladores dejan de ser indelebles. Aunque haya que frotar.

Miércoles, 22 de octubre de 2008

Junto a Rodri, recogemos en la estación de tren de Badajoz un coche de alquiler para hacer los más de trescientos kilómetros que nos separan de Jerez de la Frontera, donde tenemos el siguiente curso. Juraría que comimos en Sevilla. Debíamos devolver el vehículo en la estación de tren, pero ya no había nadie de la compañía de alquiler, así que tuvimos que desplazarnos hasta un polígono industrial, realizar los trámites con una mujer que no se enteraba de la misa la media, llamar un taxi e irnos al hotel donde íbamos a pernoctar, contiguo al estadio del equipo de fútbol. Hablamos con el conductor para que nos recogiera el viernes y agilizar el regreso.

Jueves, 23 de octubre de 2008

Había oído hablar del carácter de los jerezanos y su compromiso y tradición sindical. También era conocedor del habla que todos los gaditanos gastan, en el que los de Jerez son consumados maestros. Pero no estaba preparado para uno de los cursos más conflictivos que pude tener en mi trayectoria como formador. Hasta tres veces tuve que parar el curso, invitar a que saliéramos todos a fumar (y relajarnos), porque resultó complicado avanzar en el desarrollo del programa.

En todo caso, esos momentos complejos son, cuando se resuelven, los que hacen mella y te permiten avanzar en tu desarrollo profesional.

Viernes, 24 de octubre de 2008

Rodri se iba en tren (evitando los aviones) y había quedado con el taxista para que pasara a recogerle a las 5:00 de la mañana. Yo tenía un poco más de margen, porque iba en avión a Madrid y hacía enlace con el vuelo que me llevaba a Asturias de vuelta.

Recuerdo que compartí asiento con alguien a quien creía haber identificado, por sus uñas, como compañero de trabajo en una empresa en la que yo había estado unos años antes. Pero, dormido y cansado, no quise resolver las dudas.

Al llegar a la T-4 veo una llamada perdida de un familiar. Cuando le devuelvo la llamada, me enreda, contándome una historia complicadísima, enrevesada, con una solución disparatada y que, contada por teléfono a esas horas, me pone frenético. Entonces fumaba, así que me encamino a la búsqueda de aquellos recintos claustrofóbicos en que se nos encerraba a los fumadores; unas cabinas que, nos parecía entonces, eran un signo de magnanimidad y rebeldía de Esperanza Aguirre contra Zapatero, que algunos aprovechábamos también como laboratorio de observación costumbrista. Así que, más quemado que la moto de un hípster, con el cigarrillo sin encender colgando ladeado en mi boca, el ceño fruncido bajo mi recién estrenado Stetson, entro furibundo en la pecera y oigo:

— ¡Coño, Indy, deja de refunfuñar!

Es Elías. Iba camino de Oviedo. Estaba invitado a la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, en la edición en la que entregaron el premio de “Investigación Científica y Técnica” a Sumio Iijima, Shuki Nakamura, Robert Langer, George M. Whitesides y Tobin Marks; el de “Letras”, a Margaret Atwood; el de “Ciencias Sociales”, a Tzvetan Todorov; el de “Comunicación y Humanidades”, a …

— ¡Joder, lo que te enrollas Alberto…!
— Vale, de acuerdo.
— Dilo ya, hombre.
— Sí. El año de Nadal.
— Dilo claro.
— Elías estaba invitado el año que le dieron el premio a Nadal.
— Gracias.
— De nada.

Íbamos en aviones distintos. Yo intenté que me adelantaran el vuelo (que no conseguí), pero Elías, que tenía coche reservado, se ofreció a esperarme (lo que acepté y le agradecí).

En mi vuelo iba Matías Prats, tan peripuesto que daba dentera verle. Y también iba un periodista de Radio Nacional, del que omitiré su nombre, porque excitado por la semana que llevaba, me empeñé en conseguir que, en lugar de hablar (como hace por oficio), ese día tuviera que escuchar. Fue una conversación amena y agradable. Una faena para él, que llevaba un montón de documentación sobre los premiados, que había dejado para repasar en el vuelo, y que nuestra charla impidió.

*****

Al llegar al aeropuerto de Ranón, Elías me estaba esperando y aprovechamos el viaje a Oviedo para despotricar y darle vueltas a las cosas que nos preocupaban a ambos y, así, afianzar más nuestra amistad.

*****

Luego estuvimos en Ribadeo, dándonos un gustazo en una comida cuya cuenta hubo que pagar a escote porque quien nos había invitado se ausentó de acudir.

Y fuimos unas cuantas veces a su Pola de Lena, a comer callos en una pizzería, la combinación más extraña y apetecible que pueda recordar, con nuestros hijos jugando en la plaza contigua.

Coincidimos en unas cuantas cenas de Navidad.

Se organizó un curso en el que, mano a mano, intercambiamos los papeles de profesor y alumno, mientras yo veía cómo hacía para encontrar solución a cosas que aparentaban no tenerla, mientras él simulaba que prestaba atención a los asuntos sobre los que yo sólo me enrollaba y daba vueltas.

Coincidimos en un plató de Telecinco y, buscando a Belén Esteban, nos encontramos a Sara Carbonero. Aprovechamos una pausa y decidimos casarnos.

*****

Recuerdos fragmentados. Momentos que me vienen a la memoria de Elías, forjados en muchos encuentros, del que sobresale aquel socarrón Indy, que me espetó en una pecera llena de humo (y desconocidos).

Un amigo del que quiero acordarme.

Una sonrisa dispuesta, un intento de alcanzar un acuerdo, una firme vocación de servicio.

Una excelente persona.

*****

Elías Prellezo, mi amigo.