miércoles, 30 de noviembre de 2011

El orgullo

Sentimiento inequívocamente humano y profundamente arraigado entre nosotros, desde nuestra propia consideración como tales.


Bajo esa única denominación —orgullo— se esconden dos comportamientos que, además de antagónicos, son mutuamente excluyentes.





Ambas eran mujeres orgullosas, pero, en ellas, se manifestaba de forma diferente.

Estamos ante dos posibilidades:

  1. Alta estima de sí mismo o de las cosas propias, frecuentemente con sentimiento de superioridad sobre los demás o arrogancia.

  1. Satisfacción personal que se experimenta por algo propio o relativo a uno mismo y que se considera valioso.

¿Prefieres ser Glenn Close o Hilary Swank?

Foto: luvi


Una de las formas alternativas de entender el orgullo se fundamenta en la soberbia, uno de los pecados capitales. Imagino a una persona orgullosa, a la que dicen algo que le disgusta, y que marca una barrera invisible.

Algunos rasgos que caracterizan a los orgullosos: no pedir perdón, no admitir las equivocaciones, los propios errores; exigir a los demás de forma inclemente.

Perdonar a los demás es empezar a crecer.


La otra forma, se fundamenta en la tenacidad, la perseverancia. Trabajar duro para vencer las dificultades, las limitaciones.

El afán de superación: esforzarse continuamente y exigirse a uno mismo para continuar creciendo.

Aplicar dosis masivas de humildad para combatir la soberbia. Asumir que soy imperfecto y trabajar duro para moldearme. Saber que es un reto continuo, que durará siempre y que necesitará un nivel creciente de exigencia.


El orgullo es un motor, pero también puede ser un freno. Puede impedirme hacer cosas, pero puede convertirse en un impulso.


Ha sido continuo motivo de inspiración. Dejo constancia de citas orgullosas:

Si eres orgulloso conviene que ames la soledad; los orgullosos siempre se quedan solos. (Amado Nervo)

Aquél que es demasiado pequeño, tiene un orgullo grande. (Voltaire)

Lo que más irrita a los orgullosos es el orgullo de los demás. (William Cowper)

Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos. (Esopo)

El orgullo es una forma de egoísmo. (D. H. Lawrence)

El orgullo es el complemento de la ignorancia. (Bernard B. de Fontanelle)

A través del orgullo nos engañamos a nosotros mismos. (Carl Jung)

Mucho más que los intereses, es el orgullo quien nos divide. (Auguste Comte)

Los cántaros, cuanto más vacíos, más ruido hacen. (Alfonso X el Sabio)

El orgullo lleva consigo un castigo, la necedad. (Sófocles)

Si no se modera tu orgullo, él será tu mayor castigo. (Dante Alighieri)

Si no tuviéramos orgullo, no nos quejaríamos del de los otros. (François de la Rochefoucauld)

Si sólo tuviera un sermón que predicar, sería un sermón contra el orgullo. (G. K. Chesterton)

De la rivalidad no puede salir nada hermoso; y del orgullo, nada noble. (John Ruskin)

La amargura y el orgullo son hermanos gemelos; el mal humor y la irritabilidad son sus inseparables acompañantes. (Teresa de Calcuta)

Muchos se muestran orgullosos de lo que saben y presuntuosos con lo que ignoran. (Johann Wolfgang Goethe)

He aquí la prueba de que todo en ti es orgullo. Ahora que has reconquistado el permiso de telefonearle y escribirle, no sólo no lo haces, sino que siquiera sientes la necesidad ardiente de hacerlo. (Cesare Pavese)

El orgullo engendra al tirano. (Sócrates)

El orgullo de los humildes consiste en hablar siempre de sí mismos; el orgullo de los grandes, en no hablar de sí nunca. (Voltaire)

Es arduo adivinar de dónde viene el orgullo de los poetas cuando, tan a menudo, quedan avergonzados por la revelación de su fragilidad. (Czeslaw Milosz)

En la mujer, el orgullo es a menudo el móvil del amor. (George Sand)

El orgullo es igual en todos los hombres; solo se diferencia en el modo y en los medios de manifestarse. (François de la Rochefoucauld)

Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas. (Oscar Wilde)

El orgullo, que nos inspira tanta envidia, a menudo nos sirve también para moderarla. (François de la Rochefoucauld)

Entre todos los vestidos que yo he visto poner al orgullo, el que más me subleva es el de la humildad. (Henry Mackenzie)


Aunque el orgullo no es una virtud, es padre de muchas virtudes. (John Churton Collins)

Se debe morir orgullosamente cuando ya no es posible vivir con orgullo. (Friedrich Nietzsche)

El orgullo de madre, la alegría de padre. (Walter Scott)

La altivez es útil, todo hombre debe ser altivo. (Fénelon)

Para aguantar todo lo que precisas, ángel mío, hazte una coraza secreta, compuesta de poesía y orgullo. (Gustave Flaubert)

¡Qué desgraciados seríamos si no estuviéramos orgullosos de nuestros antepasados! (Laure Conan)

Una cierta cantidad de orgullo es un ingrediente útil para el genio. (Hugo Von Hofmannsthal)


El orgullo es un paraguas. Te protege o te aísla.
Depende cómo lo uses.

Foto: hidden side

Así que, piénsalo. ¿Te ayuda o te dificulta?, ¿te protege o te aísla?, ¿te impulsa o te frena?
¿Glenn Close o Hilary Swank?

13 comentarios:

  1. Depende. Es demasiado dualista.
    A veces el orgullo nos enciende, y nos hace separarnos de los demás. Otras nos arropa en la satisfacción del deber cumplido.
    Las personas que quiero tienen una pequeña dosis de cada una de ellas. Les disculpo los momentos "orgullosos" en los que el enfado y la desesperación les acompaña, como espero que hagan con los míos, y me gusta acompañarlos en los momentos de "Orgullo de madre", porque me dan la misma satisfacción.

    ResponderEliminar
  2. Ser orgulloso o estar orgulloso. Dos formas muy diferentes de verlo.
    Me encantaría sentirme orgulloso de poder realizar tantas cosas y así poder realizarme como persona y ayudar a conseguir verme y sentirme mejor.
    Ser orgulloso significa que haga lo que haga siempre será por encima de lo demás y los demás, anteponiendo mi forma autoritaria y aunque me equivocara, que no sería el caso, serían los otros,el "resto del populacho", ya que yo estoy por encima del bien y el mal. Eso sería el inicio de una autodestrucción que me llevaría al olvido más absoluto y el desprecio: lo que hice ante los demás

    ResponderEliminar
  3. Como en cualquier sustancia, todo es cuestión de dosis: Incluso el agua, que en un vaso calma la sed, pero si te meten en mitad de un pantano puede acabar con tu vida.....

    ResponderEliminar
  4. El orgullo es la sublimación del perogrullo, y que es o quien era Perogrullo, pues no está claro pero para mi que era un hidalgo de Valladolid, que sin una dobla y posibles se lanzó por esos mundos de Dios y fue fuente de inspiración para Quevedo, Cervantes y Lope.
    Dicho esto comentar que al final Perogrullo heredo de un tio un Mayorazgo en Soria, donde crio Grullas y se volvio tan soberbio que se murio al poco tiempo de pura consuncion emocional.

    ResponderEliminar
  5. Me cuesta contestarte en público a las preguntas que nos haces? ...será....que tengo demasiado orgullo para desnudarme ante todos..?..no sé... lo pensaré mejor. Pero me gustó mucho tu entrada y me enorgullezco de tener un ahijado como tú.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo: Estoy de acuerdo contigo que el artículo es demasiado dualista, aunque me costaría plantearme ser, abiertamente, reduccionista [tema tratado en un artículo anterior: http://comunsinsentido.blogspot.com/2011/09/reduccionismo.html]. Todos tenemos momentos brillantes y momentos olvidables. La vida se compone de la suma de esos momentos. Sin embargo, podemos caracterizar a cada uno de nosotros con sus rasgos más habituales. Y, generalizando, encontraremos a quines su orgullo les impulsa a hacer cosas y, otros, a los que su orgullo les limita.

    Juan Angel: había trabajado esa línea en la preparación del artículo, que luego eliminé. Ser orgulloso, tener orgullo, sentirse orgulloso. Da la sensación, flotando a mi alrededor ahora mismo las ideas, de que puede existir un nivel de gradación, una pseudo-escala que llevara de las faltas más leves ("ya no me llams"), pasando por las intermedias ("¿a qué no te comes una cebolla cruda"?) y rematar en las verdaderamente constructivas ("siento orgullo de los logros de mis hijos, de sus resultados"). Nuevamente aparece la paradoja de encontrar los resultados positivos, que se materializan sólos, cuando estabas mirando para otro lado.

    Ignacio: si me introducen a mí en el pacífico en inmersión, conseguirán que transforme al océano en un elemento que quiere acabar con mi vida. En menuda mierda charco "pacífico" me metiste Iñaki. Si al menos se hubiera mostrado más acorde a su denominación, ¿habría podido tranformarlo por mi intervención en un mar home-ho-fático? O sea, ¡no!

    Anónimo: pregunta difícil, dado el momento post-pastiliar en el que me encuentro que trato de resolver, en la mayoría de trámite, asuntos de diferente pelaje sobre los que normalmente suelo tener que decir, pero hoy. Quédome pasmo.

    Momentos: Gracias por que te haya gustado. No hace falta que te desnudes delante de nadie. La introspección te deberá permitir ser capaz de afrontarlas por tu propia cuenta... Aunque yo ya sé cómo te veo.

    Muchas gracias a todos por vuestra estimulante aportación. Sigo teniendo material preparado para temas más comprometidos que, espero, pronto os animéis a afrontar.

    ResponderEliminar
  7. Llegó tarde, llevo días sin poder entrar en tu blog. Primero te eché de menos en tu ausencia y luego me ausenté yo,ahogada de trabajo.Me alegra "ver" que estás de vuelta. Voy a leer todos tus artículos y los comentarios este finde.

    Este artículo es complicado, como lo es el orgullo, porque hay diferentes aspectos que considerar.El orgullo para mí (que soy, me temo, una mezcla de Glenn Close y La Swank(curiosidad: Swank como palabra en inglés tiene que ver con el orgullo en su sentido negativo),es una emoción, aparentemente, con dos connotaciones, negativo y positivo que ya habéis todos descrito.

    También, a través del orgullo se canaliza el egoísmo.Estaría de acuerdo con Alberto en que hay grados de orgullo y además hay otros sentimientos que van ligados al orgullo. Auto-estima por ejemplo que es muy similar en sentido, casi sinónimo de Orgullo pero tal vez mas equilibrado, un sentido de la dignidad mas estable. Luego tenemos la vanidad, también muy ligado a la palabra orgullo. Tenemos el orgullo étnico, nacional, etc. Por eso creo que es muy difícil contestar a tus preguntas, (excepto la que yo ya he admitido públicamente:))
    Los filósofos lo describirán como una virtud, las religiones como un pecado. Pienso que según el grado o el tipo de orgullo me puede impulsar,me puede aislar, frenar, proteger, todo...depende de cómo se presenta ese orgullo, con qué disfraz.
    Saludos,
    Nina

    ResponderEliminar
  8. Bueno, se de buena tinta, que no soy la única que se alegrará de volver a ver los comentarios de Nina.
    Somos unas cuantas amigas las que después de leer a Alberto nos encanta encontrar los comentarios de Nina.

    Un beso y bienvenida.
    Esperamos que te sientas ORGULLOSA y Alberto ORGULLOSO. (Una por ser una gran seguidora, el otro por tener un gran blog).

    Nosotras orgullosas de ser observadoras y lectoras anónimas.

    bss.

    ResponderEliminar
  9. Ay ay ay!! Muchas gracias por el cumplido pero "¿Qué es eso de ser anónimas?" ¡Me encantaría conoceros¡.
    De cualquier manera yo me siento ORGULLOSA de poder seguir en el Blog de Alberto, que seguro que se siente ORGULLOSO como ORGULLOSOS debéis sentiros todos los que participáis.
    Un beso
    Nina

    ResponderEliminar
  10. Hilary Swank es mi elegida.
    Sin duda el sentirse orgulloso de uno mismo y de los demás (ya sea por cosas bien hechas o por haber intentado hacerlas bien) considero que es muy importante. El tener orgullo... no sé... creo el saber pedir perdón y el reconocer los errores es básico para crecer como persona, por lo tanto no creo que sirva de motor de nada.

    ResponderEliminar
  11. Nina: Estoy (estamos) muy contentos de tenerte de nuevo. Planteas en tu comentario tus reflexiones sobre el orgullo y añades que es un tema complejo; en el fondo, todos lo son. La naturaleza humana es compleja y la multiplicidad de formas de afrontarla, más todavía. Nos definimos como personas conforme a nuestro modo de comportarmos, pero ni siquiera somos fieles a una pauta. Las condiciones particulares de una determinada situación, nuestras debilidades y dependencias, la fortaleza que encerramos dentro, nuestro sentido de la fidelidad, todo ello, nos convierte en seres complicados, impredecibles y desiguales por nuestra propia identidad. En cualquier caso, movidos por intereses difíciles de desentrañar, uno de los cuales el orgullo, que se presenta en facetas diametralmente opuestas. Gracias por alentar la reflexión.

    Anónimo: Gracias por los elogiosos comentarios compartidos al alimón con Nina. Un beso para la sección femenina.

    Humberto: A la Swank su orgullo le ayudaba a encontrar formas de superar una situación realmente complicada. Peleaba duramente para superarse y mejorar. Yo creo que a ella su orgullo si le sirvió de motor. (Y por eso, también a nosotros, nos resulta profundamente motivadora su actitud de superación).

    Gracias a todos de nuevo. Vosostros sí que conseguís que tenga ganas de esforzarme para superarme.

    ResponderEliminar
  12. me gustaria saber el significa do de esta: " en la mujer el orgullo es el principal movil del amor"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también.

      Llevó mes y medio (desde que dejó este comentario) intentando encontrar una explicación; está claro que no he podido.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias