lunes, 31 de diciembre de 2012

Mi braga roja


Cumpliendo con la tradición, me vestiré (por fuera y por dentro).

A la vista, me pondré mi braga roja que, sobre todo, me permite reírme, sin que se me note.

Hoy, especialmente hoy, me pienso reír a lo grande. Estoy harto de los problemas que todos tenemos.

Tengo ganas de reírme y de pasarlo bien. Me reiré hasta que me duelan las costillas. Ya he empezado y estaré así hasta el año que viene.

Me pondré la batamanta.


Veré a Faemino y Cansado (nunca me canso de verlos).

Y, seguro, se me van a ocurrir muchas cosas que hagan que, al menos hoy, pueda aparcar un momento los problemas.

FELIZ 2013

Para todos.




domingo, 30 de diciembre de 2012

Brindis por el año


Hoy he quedado con Tania y Tatiana para tomar el aperitivo y brindar con ellas y celebrar que el año se acaba y, aunque no sé cuál de las dos me gusta más, dejaré pasar el tiempo estando con ellas y disfrutar y sentir lo bien que se encuentra uno cuando se siente joven y está a gusto.

— ¡Tres ruedas!

"Tres blancos" Foto: eflon

— ¡Marchando un triciclo!

*     *     *

Feliz año (y mis disculpas para Pedro, que lo presenció todo).

jueves, 20 de diciembre de 2012

¿ Feliz ?


Tal y como se van poniendo las cosas, humildemente, dejo mis mejores deseos (y, cada cual, se apunte a lo que prefiera).



"Sí: has leído bien. Vanidad y feliz en la misma pintada" Foto: Daquella manera

Pero no desearé “Felices Fiestas”, que parece que estamos en San Mateo (o las fiestas patronales del lugar en que residas).

Y, eso sí, aprovecharé para daros unos días de descanso.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Sintaxis


Llueve.


Una noche lluviosa en Georgia.




"Llueve" Foto: eschipul



Pero el resultado es siempre el mismo.

"Sin taxis" Foto: Baptiste Pons


lunes, 17 de diciembre de 2012

Poesía y piano empiezan por P


Un piano aparece en New York. Abandonado.

"Teclado" Foto: wenzday01

Desde la ventana, un fotógrafo se interesa en observar el comportamiento de los que pasan por allí. Es Anthony Sherin, y deja un bellísimo y poético corto: Solo de piano.


La poesía siempre está ahí, para quien quiera verla.

Vía Meridianos.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Pasan los años (y esto no cambia)


El conocimiento es acumulativo.

"El saber SÍ ocupa lugar" Foto: Thomas Hawk
Pues la estupidez, ni te cuento.

"¿Eeeeh?" Foto: Coque
 Hable de lo que hable.

martes, 11 de diciembre de 2012

Calendario maya


— ¿Tú crees que el mundo acabará el 21?
— Pregúntamelo el 22

"Plip" Foto: alifaan

— Tengo un amigo que dice que lleva el décimo premiado, seguro.
— Como todos los años.
— Ahora dice que sí.
— Menuda faena. 

sábado, 8 de diciembre de 2012

La vida de Pi


1 — El libro

El autor, Yann Martel, nacido en Salamanca, pero de nacionalidad canadiense, se encontraba perdido en la escritura de una novela ambientada en Portugal. Para inspirarse (y trabajar en ella) decidió viajar a India y establecerse en Pondicherry, antigua capital de la colonia francesa. Allí, viendo que el libro en el que estaba trabajando no avanzaba, buscaba una historia que contar y se encontró a quien afirmaba conocer a alguien que podría contarle una historia que le haría creer en Dios. No, espera...

El libro cuenta la historia de Piscine Molitor Patel, más conocido como Pi. Vive en Pondicherry, con su familia. Su padre es el director del zoológico que se encuentra en el jardín botánico de la ciudad. Pi crece en ese entorno, aprendiendo de la convivencia con animales, cultivándose en la lectura y en la religión, desarrollando su fe en el hinduismo, primero, el cristianismo, más tarde, y, finalmente, iniciándose en el islamismo. Empezará también a estudiar la cábala como parte de su formación... No, espera...

La familia de Pi decide emigrar a Canadá. La situación económica no es buena en la India (especialmente en Pondicherry), por lo que deciden reiniciar su vida. Deben vender los animales del zoo (que son propiedad de la familia) y resulta más conveniente que lo hagan en Canadá, un país que ofrece multitud de posibilidades para iniciar una nueva vida. El barco en el que viajan se ve atrapado en una tormenta, que provoca el naufragio... No, espera...

El libro es una fábula. Cuenta cómo un adolescente se enfrenta a las circunstancias más complejas que se puedan imaginar. Sobrevive a un naufragio y debe superar 227 días de desventuras en el mar, en un bote salvavidas, sin más compañía que (todo el planeta sabe ya esto; no me consideraré un spoiler por contarlo) Richard Parker, un tigre de Bengala.

2 — La película


Superproducción encaminada a triunfar en la Navidad de 2012, se estrena la película, dirigida por Ang Lee, reputado director, nacido en Taiwán, pero criado y formado en USA. Fue candidato al Oscar, en la categoría de Mejor película de habla no inglesa, en 1993 por “El banquete de boda” y en 1994 por “Comer, beber, amar”. Obtendría el premio en esa categoría, en 2000 por “Tigre y dragón”, que también le serviría para ser nominado en la categoría de Mejor director. Ese premio lo lograría en 2005 por su trabajo en “Brokeback Mountain”. En su filmografía destacan también “Sense and sensibility” (1995), “La tormenta de hielo” (1997) o “Hulk” (2003).

Tiene la difícil tarea de adaptar una conocida novela (premio Booker en 2002) que puede considerarse un viaje interior: el que afronta su protagonista, Pi, en su formación religiosa y en la odisea que debe afrontar tras el naufragio del barco en el que viaja junto a su familia y los animales del zoo, en su traslado a Canadá.

Es respetuosa con los lectores del libro (resulta inevitable al ver una película basada en el libro que uno ha leído, establecer comparaciones entre ambas: en este caso el asunto se resuelve bien, apuntando temas que, lógicamente, en el libro se tratan en mayor profundidad y detalle).

Visualmente espectacular. No tanto por los efectos visuales, ni por el trabajo con los animales (que también), como por una fotografía realmente notable. El director de fotografía es Claudio Miranda, nacido en Chile, pero nacionalizado USA. Fue jefe de iluminación (gaffer) en tres espléndidas películas dirigidas por David Fincher: “Seven” (1995), “The game” (1997), “El club de la lucha” (1999). Y, antes de este trabajo, fue director de fotografía, en otra película de Fincher, “El curioso caso de Benjamin Button” (2008) o en “TRON: Legacy” (2010), de Joseph Kosinski. Un trabajo cuidado, transmitiendo la serenidad del mar (en calma chicha) y la violencia de un temporal desatado. Un acierto pleno.

3 — Capitanes intrépidos

Será porque acabo de ver una reposición en TV de la película de 1937, dirigida por Victor Fleming, (basada en la novela de Rudyard Kipling, escritor nacido en Bombay, India, pero de nacionalidad británica), pero no dejo de encontrar conexiones entre La vida de Pi y Capitanes intrépidos.

Rápidamente resumo el argumento: Harvey (Freddie Bartholomew) es un niño, mimado y consentido por un padre que, tras enviudar, se centra en la dirección de su emporio empresarial y desatiende la educación de su hijo que, asistiendo a colegios de postín, utiliza su asignación económica para sobornar a compañeros y profesores. Tras conocer la realidad, el padre pide (obliga) a Harvey que le acompañe en un viaje a Londres, pero sus ocupaciones vuelven a distraerle. Tras competir con otros niños en la ingesta de batidos, Harvey se marea y se cae del paquebote. Es rescatado por Manuel (Spencer Tracy), un pescador portugués, enrolado en la tripulación de un pesquero de bacalao que debe adoptar a Harvey y ayudar a su transformación en una persona responsable y trabajadora. El reencuentro con su padre anticipa un hombre de provecho.

Las conexiones vienen por el escenario en que se producen ambas historias: el mar y un naufragio como causa externa del detonante de un cambio interior. Ambas historias narran una historia de superación personal, al tener ambos protagonistas (Pi y Harvey) que afrontar las difíciles circunstancias que les salen al paso. El esfuerzo, el trabajo duro, la tenacidad como sostén de un seguir adelante que, en ambos casos, se convierte en parte esencial de su carácter.
  
4 — Plan familiar

Como inicio de este puente de la Inmaculada, los cinco fuimos al cine. Recuerdo cuando yo iba al cine de pequeño, o cuando veíamos juntos las películas en TV. Y, es mi impresión personal, la familia que llora unida, permanece unida. No hay nada más integrador que comprobar que tus hijos tienen una gran sensibilidad, porque son capaces de emocionarse con una historia tan estimulante.

Debemos educar a nuestros hijos para que puedan enfrentarse a todo tipo de situaciones. El aislamiento no es bueno. Ser capaz de afrontar las dificultades, les hará crecer como personas. No es que yo pretenda que ningún hijo mío (ni nadie) naufrague y sea el único superviviente; pero debo asumir que (me guste o no) deberán afrontar la pérdida en su vida y, como se suele decir, “lo que no te mata, te hará más fuerte”. Mi propósito, como padre, es que mis hijos sean más fuertes, que, de forma autónoma, puedan resolver las situaciones que la vida les depare, por más difíciles que les puedan resultar.

Y compartir juntos las emociones que provoca presenciar las penurias (y cómo las supera) un personaje de ficción, resulta sumamente motivador.

5 — Resumiendo. Conclusiones finales. Valoración personal.

Ya hemos llegado hasta aquí: he hablado de un libro, de la película basada en el libro, de otra película que recordé porque abordaba un asunto similar (con resultados parecidos) y he contado planes familiares, detallando objetivos en la educación de mis hijos.

Iré un poco más allá. Esto es un blog personal: muchos de los que llegan hasta aquí sois amigos y haré algún apunte más íntimo, lo que me lleva a hacer una anotación para evitar poner a alguien en una situación incómoda.

A partir de aquí se revelarán detalles íntimos.
Los recelosos de la intimidad ajena.
Los que no quieran saber más.
A los que les abruman las historias personales.

DEBEN DEJAR DE LEER AHORA

Cuando era pequeño, mi padre (tratando de animarme en la lectura) se ocupó en enseñarme liturgias que, con buen criterio, consideraba me ayudarían a adquirir ese hábito. Me acompañaba a comprar libros, a ir a la biblioteca, me recomendaba libros, me impedía que leyera otros para que (apoyado en la psicología inversa) desarrollara estrategias para leerlos a escondidas, dejaba libros sueltos (como pistas que yo debía seguir), comentábamos libros que alguno había leído o que íbamos a leer.

Esas cosas que algunos padres hacemos para animar a que nuestros hijos lean (en la idea de que la lectura favorece una vida más plena, más satisfactoria y más relevante).

También me enseñó a firmar y fechar los libros que iba comprando (o me regalaban) y a estampar un sello (que me regaló) para desarrollar un vínculo emocional con el objeto. Intentaba que fuera formando mi propia biblioteca.

El sello lo perdí pero, durante años, seguí firmando los libros que compraba (o me regalaban). Pero abandoné esa costumbre. Demasiados libros y, en el fondo, salvo la dedicatoria de un regalo, una información que no me serviría para nada en el futuro. ¿Para qué quiero, hoy, saber cuando compré mi “Vida de Pi”?

Así que, ya digo, dejé de firmar los libros al adquirirlos, pero me acostumbré a firmarlos (y fecharlos) al terminarlos. (En ocasiones, hago apuntes sobre las condiciones del momento en que concluí la lectura).

Por eso, hoy sé que terminé de leer el libro el 15 de septiembre de 2010.

Poco tiempo después, en octubre de ese año, con la lectura del libro fresca en mi memoria, tuve que embarcarme, a la fuerza, en un dificilísimo viaje.

Mucha gente estuvo a mi lado, apoyándome, rezando por mí. Lo agradecí entonces y no lo olvidaré nunca.

Pero sé también cuánto me ayudó Pi. Fue mi compañero de viaje. Fue mi Richard Parker. El estímulo que hizo que, pasara lo que pasara, nunca me llegué a encontrar sólo. El recuerdo de su aventura (y de cómo la superó) me sirvió de aliento.

Por eso me gustó tanto la película.



jueves, 6 de diciembre de 2012

Encuentra la diferencia



A mi hijo mediano le encanta este juego.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Conversatio interruptus


- Me ocurre con frecuencia. Estoy hablando, una conversación interesante, charlando de cosas que nos interesan a todos los participantes, cuando de repente, me pasa que, mientras estoy yo en mi turno, contando algo, diciendo cualquier cosa, reconozco que no siempre con interés, llega alguien, no siempre el mismo, termina mi frase y me deja con la palabra ...

"Una conversación cualquiera" Foto: Marc Wathieu

- Eso es que te enrollas.

- No creas. A veces sucede cuando estoy hablando y contando alguna cosa que me recuerda algo y entonces doy un pequeño rodeo, una vuelta, como un pequeño bucle, porque luego llego al mismo sitio donde estaba antes, si me acuerdo, que no siempre, pero me parece mejor que ir directamente al ...

"Un pequeño rodeo" Foto: lwnski

- Es que cuesta seguirte.

- Pues no sé por qué. Ya sé que hay quien dice que, en ocasiones, sólo en ocasiones, no me pasa siempre, pero algunas veces, no muchas, en algunos casos, sólo en algunos casos, no es que me pase siempre, pero algunas veces, algunas, hay quien dice que me repito, que ...

"En ocasiones me repito, me repito" Foto: giovanni_novara

- Bobadas.

- Supongo. No sé si dices que son bobadas que piense en ello, pero, debo confesarte que lo hago, que creo que son bobadas, que me preocupo de cosas sin la menor importancia, que todo el mundo se enrolla, que tampoco es que me pase a mí mucho y que, total, como ya nadie escucha, el problema es que hablo demasiado y me excedo en el tiempo y mis turnos son demasiado largos, pero, claro, con esto de la brevedad y la concisión y tener que tener conversaciones que son como fogonazos, no le dan tiempo a uno y terminar de una vez lo que quería ...

"Me pasa a mí" Foto: John Fraissinet

- Nunca lo hubiera imaginado.

- Pues sí. Te lo digo en confianza, ahora que estamos solos y que sé que nadie nos va a interrumpir, es una sensación horrible la de saber que vas a empezar a hablar y, sin que haya motivo para ello, ni ninguna necesidad, cuando estás contando lo que quiera que estés contando, llega alguien y, justo cuando vas a decir la idea clave, lo que querías decir, esa idea que te había surgido y que parece de lo más interesante y que querías compartir con el otro, justo cuando vas a decirlo, llega el otro y te termina ...

"Tápame ahora la boca, que luego te va a costar" Foto: Lars Plougmann





viernes, 30 de noviembre de 2012

El sueño de los justos


Últimamente, ya no duermo.

"A pierna suelta" Foto: Josh Liba

Ya no sólo duermo.

Creo que me desconectan.

"Modo off" Foto: 246-You


Y por eso, al día siguiente —hoy— me cuesta recordar lo que hice el día anterior —ayer—.

A veces me da miedo dormirme.

"En ocasiones veo..." Foto: Vince Garcia

Serán cosas de la edad.



miércoles, 28 de noviembre de 2012

Sabiduría invernal (Será cosa del tiempo...)


Como todo el mundo sabe:

Manos frías,
Corazón caliente
"La que cayó..." Foto: Sweet Chi
 Pero, este año, te recomendamos que cumplas:

Pies fríos,
Ponte calcetines

"De los gordos de lana" Foto: Sharon Drummond

Y haz acopio de leña para alimentar la conversación al calor de la chimenea (y los sueños, que se alimentan ellos mismos).

viernes, 23 de noviembre de 2012

La relevancia frente a la notoriedad (como forma de determinar la importancia de un proyecto)


Lo que son las cosas (y las casualidades). Estaba preparando un artículo para celebrar los 100.000 visitantes (lo que sucederá pronto) y quería, antes de eso, compartir las impresiones que tal celebración causaban en mí. El agradecimiento a los que lo habéis hecho posible. Pero, también, compartir la desazón por lo injusto que en ocasiones se presentan los acontecimientos. Esa sensación que se tiene cuando se comprueba que a veces alcanza mayor difusión (y, por tanto, más notoriedad) cosas que no tienen demasiado valor y otras, sin embargo, que sí deberían ser relevantes, pasan desapercibidas.

El eterno debate entre cantidad y calidad (o lo extendido y lo valioso).

--------------------------------------------------

Sé que alcanzar ese número de visitas era un logro impredecible, pero no es el número lo que me llena de orgullo (porque conozco la irrelevancia sobre la que se encuentra apoyado).

Me encantan los comentarios que me llegan (en público y en privado) sobre determinadas cosas que a alguien le hicieron pensar (o entender algo de una manera diferente), o una sonrisa provocada y hacerme responsable de haberle cambiado el día a alguien.

Esas cosas que estando a solas, mucho después, recuerdas de la gente que aprecias y que te condicionan y te hacen ser como eres.

No un titular llamativo (que anuncia una técnica cosmética innovadora) y un cartel anunciador que, apoyándose en la psicología inversa, hace que más de la tercera parte de los visitantes se concentren en un único momento.

Pero, ahora, sólo quiero descansar y disfrutar de un día precioso.

"Relajándome" Foto: radioher
Antes de terminar, quiero mencionar cinco proyectos que considero relevantes y que, por diferentes circunstancias, me han hecho reflexionar sobre lo voluble de la experiencia —y también me han influido y me han hecho ser como soy (en parte; no les pidan ahora responsabilidades a ellos)—. No tengo ninguna relación personal con ninguno de ellos (más allá del intercambio de comentarios), pero me los he encontrado en este viaje virtual y quiero dejar constancia (suponiendo que eso no les suponga ninguna incomodidad).


Escribe desde una tienda de ordenadores en Bilbao, sobre temas de lo más diverso, y siempre encuentra formas novedosas de presentar sus ideas. Se define como pesimista (existencial) y no encuentra el momento para dejar el tabaco. Tiene un gran sentido del humor y las complicadas reflexiones en las que a veces se mete, hacen que uno se sienta obligado a darle vueltas a esas (o a otras) cosas. Pese a que parece que, desde su anonimato, trata de resolver asuntos personales (comprobando lo catártico que resulta escribir), es capaz de transmitir puntos de conexión en lectores sin ninguna vinculación con él.


No es médico, pero se dedica a administrar medicinas. Desde su complejo inicio, con el cruce de personalidades entre la que él asumió y la que concedió a un alter ego, ha desarrollado una capacidad para la polémica que fomenta y alienta y (en alguna medida) orienta para que la cosa no se desmadre del todo. El martes anunció que empezará a compatibilizar sus actividades, actuando como forense invitado en un medio de reciente creación. Por mucho que haga autopsias, tampoco tiene la titulación requerida, pero asegura la provocación como herramienta para destripar a críticos.


Un autor (individual o colectivo) adoptó como personalidad pública un seudónimo genérico (patrulla) en una lucha que libraba en defensa del libro. Supuestamente, disparaban contra todo lo que se moviera y lo hacían con mala uva y, aparentemente, sin casarse con nadie. Todo el mundo afirmaba que creía saber quién (o quiénes) era(n) la(s) patrullera(s), pero, consideradas en conjunto, superaban en gracia hasta al patrullero Mancuso. El miércoles anunciaban que cesaban en sus actividades (y nos dejan con una sensación de vacío, complicada de asimilar).


No creo que esté loca (ni, ya puestos, que sea académica), pero tiene un sentido del humor que, con la deriva que el mundo está tomando, la llevan hacia el terreno de una cascarrabias defensora del mundo viejuno, frente a los modernillos (de pacotilla). Después de una pausa (auto)impuesta, ha vuelto a escribir y a alimentar la sed de venganza de algunos aberrantes seguidores suyos (entre los que me encuentro, por supuesto).


No tiene un blog; tiene un globo con el que trata de volar más alto y llegar más lejos de dónde lo hacía con sus artículos, recogidos en unos libros deliciosos (está a punto de editar el tercer volumen recopilatorio). Es un cura, empeñado en demostrar que se puede pensar por sí mismo y (sin luchar siempre contracorriente) buscar alternativas al pensamiento que nos tratan de imponer. Un ejemplo notable de sentido común, sentido del humor y vitalidad arrolladora.

--------------------------------------------------

No trato de mezclarlos. Todos conocemos la experiencia de tratar de juntar a amigos que no tenían nada en común y que el resultado haya sido un fiasco.

Pero los cinco conviven en mi interior y a los cinco les doy las gracias.

Comparten entre ellos tres características que me gustaría que se me contagiaran:

1 — Buscan sus propios caminos y no parece que quieran seguir las pistas que otros les marquen.

2 — Tienen un sentido del humor contagioso.

3 — Son profundamente ingeniosos. Buscan inspiración (y formas de presentación) realmente sorprendentes.

Así quisiera yo que alguien recordara mi blog.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Apuntes de medicina interna — José Manuel de la Huerga


No sé cómo fue la cosa. En algún momento, por motivos que ahora mismo no recuerdo, marqué en la página de facebook, indicando que me gustaba la Editorial menoscuarto. Y, sin que yo me enterara del asunto, los de la editorial realizaron un sorteo, en el que resulté ganador. Y me enviaron un libro. Rastrearon mi pista y me localizaron. Se pusieron en contacto conmigo y, pese a que hubo una confusión inicial con respecto al lugar de envío, el libro me llegó y, fue todo tan agradable, que, en el momento de nuestra conversación, me comprometí a realizar una reseña del libro, una vez que lo hubiera terminado.

Lo que sucede ahora.

Lo que dice la contraportada:

Recién titulado en Medicina, Abel ocupa la vieja casona vacía de un pueblo costero de Cantabria —El Castril— antes de que su familia la venda. Acude con el pretexto de preparar oposiciones, pero en realidad sólo desea estar cerca de una amiga de juventud, Noe, la chica del bar. Ella es una de las mujeres decisivas que canalizan el relato y llevan al protagonista y narrador por estancias desconocidas e inquietantes.

José Manuel de la Huerga reafirma su original pulso narrativo con Apuntes de medicina interna, una novela de regreso al pasado familiar que funciona como metáfora de tantas historias oficiales maquilladas por el silencio y la apariencia.”

Lo que dice el autor:


Lo que dice Daniel:

En “Los libros de Daniel”:

Lo que se me ocurre decir a mí:

Me lo he terminado. Eso es una buena señal: últimamente soy un lector perezoso y me canso pronto de los libros. En este caso el relato fue capaz de interesarme lo suficiente como para seguir la pista de las andanzas de Abel. No todo el tiempo, porque, el protagonista, me resultó pronto antipático y su afán de poner orden (más que de descubrir la realidad de la historia de su familia), consiguió enervarme en el tramo final. Ese aire justiciero que gasta, acrecentando los estereotipos de los personajes familiares, inclinando la balanza para hacer más buenos (a los que ya se intuían así desde el principio) y más detestables (a los que se presentaron inicialmente como odiosos).

Al final del libro, hablando con una de las mujeres (no diré cuál), Abel apunta en su cuaderno:

“De sobra sabíamos que no le habrían abierto la puerta. Elogió mi heroicidad, pequeña pero heroicidad al fin y al cabo.”

--------------------------------------------------

El libro está ambientado en 1993. Desde 2012 no parece posible retroceder tanto, para cambiar la historia. Pero, en ese momento sí resulta posible (o eso cree el apuntador).

O eso cree el autor.

Es más difícil aceptar los hechos, tal y como ocurrieron, tratando de comprenderlos (y de entender a sus verdaderos protagonistas) que renunciar al ánimo de realizar ajustes que hagan encajar los hechos para la visión parcial y retrospectiva de un diletante, sin otro mérito, que el de resultar un entrometido.

--------------------------------------------------

El libro está impreso con cuidado. Se nota que al editor le gustan los libros.

En el envío, junto al libro se incluyeron marcapáginas promocionales de otros libros del catálogo.

Preciosos. De verdad.

Y muchos: nada menos que 50 (los he contado).

Tengo para una buena temporada.

sábado, 17 de noviembre de 2012

7 preguntas y un intento de esbozar respuestas (aplicables a los recortes)

Una fábula visual.

"Buscando al detalle" Foto: Flood
1 — ¿Qué?

Poda forestal.


Vale. Acepto que, probablemente se trate de una exageración denominar bosque a un par de arbolitos, aunque lo hago a regañadientes. Pero, para aquellos a los que los árboles no permiten distinguir el bosque, quizá puedan suponer que estoy tratando de plantear una argucia. Nada más alejado de mis intenciones.

En cualquier caso, la forma elegida (un cilindro truncado como se ve a la izquierda) demuestra la imprevisión del responsable del engendro moldeado; simplemente, cambiando el molde empleado y aplicando a la podadora instrucciones para que esculpiera un prisma troncocónico-piramidal se hubiera anticipado la silueta del árbol ornamental más famoso, insinuando un abeto navideño.

2 — ¿Quién?

Ya se atrevieron a perpetrar ataques frontales a la fauna local; ahora atentan contra la flora.

Son, por supuesto, los que sólo se acuerdan de nosotros cuando hay elecciones (y nos dejan como nos dejan). Son unos frescos, pero NO los del barrio.


3 — ¿Cuándo?

Viernes, 16 de noviembre de 2012.

Exactamente, a las 10:14 (AM).



4 — ¿Dónde?

En Oviedo, una pequeña ciudad del Norte de España.

En la calle Jovellanos.

Enfrente de una panadería.

A la vista de todos, a plena luz del día.


5 — ¿Cómo?

Edward estaba ocupado (en realidad, enrolado).

Tuvieron que pillar a uno que sabía usar una grúa de brazo retráctil.


6 — ¿Por qué?

Cuando empiezas con los recortes, resulta complicado parar. Se le coge gustillo.

También es tentador aplicar un modo estándar, uniforme, a todo lo que pillas por delante.

El clamor popular consiguió evitar que podaran las farolas.


Aprendieron. No notificaron sus planes de poda. Lo colaron por la puerta de atrás.

En el peor momento. He consultado a mi amigo, que sabe de esto, y me ha dicho que hay teorías, que depende de si es un árbol o un arbusto, que está en función del tipo de hoja, de si la poda es de formación, de mantenimiento o de perfilado (puro ornamento). En cualquier caso, para ese tipo de árbol, en una ciudad húmeda, atendiendo a las emisiones de gases y otros conceptos que me perdí en la charla, el mejor momento para la poda era el inicio de la primavera o inmediatamente antes del momento en que se quiera que luzcan con mayor esplendor (se ha ido el Príncipe y falta mucho para que lleguen los Reyes). Planificando sobre la marcha. Improvisando a largo plazo.

7 — ¿Para qué?

Para mantenernos alerta. Para demostrar que el ciudadano debe estar siempre ojo avizor.


No os pierdo de vista, amigos.

--------------------------------------------------

La foto completa


Gracias a ella, la fotógrafa.
Y a él, el insomne, aunque (A Veces Duerme)

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Celebrando


Haber completado un viaje.

Y haber llegado a cumplir cuatro docenas.

"48" Foto: Kentigem

HUELGA decir que, sin vosotros, no tendría sentido.

Gracias a todos.

En poco tiempo, pondré 666 velas para soplar.

martes, 13 de noviembre de 2012

London ‘00s III (UK 666) (17-C)


Florence + The Machine / Mumford & Sons / The xx / Adele / Eliza Doolittle / Plan B / Jessie J / The Vaccines / James Blake / Bo Saris

"The Olympic Diamonds" Foto: DimitraTzanos

11/09 — Etapa 01: (A) Irlanda del Norte y (B) Gales
14/09 — Etapa 02: Glasgow (Escocia)
25/09 — Etapa 04: North England (A) Nordeste de Inglaterra / (B) Noroeste de Inglaterra
28/09 — Etapa 05: (A) El Gran Manchester I / (B) El Gran Manchester II
02/10 — Etapa 06: (A) Merseyside I / (B) Merseyside II
05/10 — Etapa 07: (A) Yorkshire I / (B) Yorkshire II
09/10 — Etapa 08: Midlands (A) East Midlands / (B) West Midlands
16/10 — Etapa 09: East of England
19/10 — Etapa 10: South East England (A) Sudeste I / (B) Sudeste II
23/10 — Etapa 11: South West England
26/10 — Etapa 12: London ‘60s
30/10 — Etapa 13: (A) London ‘70s I / (B) London ‘70s II
02/11 — Etapa 14: (A) London ‘80s I / (B) London ‘80s II
06/11 — Etapa 15: (A) London ‘80s III / (B) London ‘80s IV
09/11 — Etapa 16: (A) London ‘90s I / (B) London ‘90s II
13/11 — Etapa 17: (A) London 00 I / (B) London 00 II / (C) London 00 III

Guía de la visita

NO DISPONIBLE

London, el nuevo milenio III (20)

647
2009
Florence + The Machine
648
2009
Mumford & Sons
649
2009
The xx
650
2009
White Lies
651
2009
Alexandra Burke ft. Flo Rida
652
2009
Taio Cruz ft. Ludacris
653
2009
The Big Pink
654
2009
Jay Sean ft. Lil’ Wayne
655
2009
The Saturdays
656
2010
Adele
657
2010
Eliza Doolittle
658
2010
Plan B
659
2010
Roll Deep
660
2010
Tinie Tempah ft. Enric Turner
661
2011
Jessie J ft. B.o.B.
662
2011
The Vaccines
663
2011
One Direction
664
2011
James Blake
665
2012
Paloma Faith
666
2012
Bo Saris

Esto es todo, amigos. Hemos llegado al final del trayecto. Dentro de unos días, subiré el resumen con las 666 canciones.

Por mi parte, ha sido un verdadero placer.