miércoles, 25 de abril de 2012

Yo compro en comercio local [Culturamas ocio]


En el suplemento Ocio de la revista digital de contenidos culturales, Culturamas, incluyen hoy un artículo, Yo compro en comercio local, en mi columna de los miércoles.


A continuación el artículo íntegro:

Aprovecho la oportunidad que se me ha brindado de escribir en un magazine digital (Chus, muchas gracias); una revista en formato electrónico, con contenidos de orientación múltiple —en cuanto a temática, forma de abordamiento y perspectiva de los participantes— que, sin conocer la repercusión, la difusión o el alcance que pueda llegar a tener, me ofrece la posibilidad de ampliar horizontes y llegar un poco más lejos de lo que podía hacer, yo sólo, desde mi blog personal, Común sin sentido.


Admito que el título que encabeza el artículo suena a una “declaración de intenciones”. Mi propósito es aún más profundo; pretendo que, en su desarrollo, se convierta en un “manifiesto”. Yo compro en comercio local.

"Mercado" Foto: jose_gonzalvo


A pesar de que hablaré de los comercios que frecuento por residir en Oviedo, mi pretensión no es hacer publicidad de ninguno de ellos —aunque me honraría que algún amigo se sintiera orgulloso de reconocerse—. Espero no pecar tampoco de un provincianismo excluyente que impidiera que el relato fuera reconocible más allá del entorno que lo propició, pero, tengo para mí, que determinadas características humanas son extrapolables, transportables, generalizables. He sido capaz de identificarme con las motivaciones personales de asesinos sistemáticos, políticos corruptos, hombres de la prehistoria, escarabajos, psicóticos, oficinistas, y tantos otros...

He viajado en el tiempo y he podido sentir como míos, ideas pensamientos y creencias de la época victoriana, del Renacimiento, de la Guerra Civil —o de cualquier otra guerra sobre la que haya leído—, o incluso del año 2.050. El tiempo no supone una frontera que mi imaginación no pueda franquear —hago homenaje, con dos días de retraso, a lectores y escritores, protagonistas principales, mayores en su importancia, que determinados objetos (de) culto—.


Así que, mirando hacia mi interior —a là Montaigne—, podré encontrar claves en mi comportamiento que otros más puedan identificar y comprender, aunque no necesariamente tengan que compartirlas.


Dos claves resultan significativas en mi formación como persona —integrada en una comunidad— y las expongo, sin rubor, orgulloso de sus implicaciones de alcance:

1 – Soy boy-scout. Cuando digo “soy”, no quiero decir que “lo fui”; quiero decir que “lo sigo siendo”. Cumplir la promesa era como ingresar en los marines: se adquiría una condición —así me lo transmitieron— perpetua, que no se perdía, que te acompañaba para siempre.

Entre las múltiples enseñanzas que conllevaba la integración en ese colectivo, la más decisiva —ahora— era la búsqueda permanente, cotidiana, de dejar el mundo un poco mejor de cómo lo habías encontrado, lo que se objetivaba en la buena acción diaria —una receta simple de recordar— y en la implicación, más relevante y revolucionaria, de la importancia de la huella transformadora que cada uno dejamos.

2 – Las meriendas con Barrio Sésamo, un programa contenedor que aunaba episodios extraídos de Sesame street (spin-off deThe Muppets) —en los que destacaban Epi y Blas, Coco, Triki, el Conde Draco o Gustavo, el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo, cuando está trabajando— con la ambientación de la vida en un barrio, de producción local, que explicaba las peripecias cotidianas de dos niños: Ruth (acreditada como Abellán, de mayor se convertiría en Ruth Gabriel) y Roberto, hijos de Matilde y Antonio, dueños de la horchatería. En el barrio también echaba tiempo Julián, el quiosquero (cuando todavía no se escribían con “k”), de carácter cascarrabias, y, junto a otros personajes interpretados por personas reales —incluyendo a Cristina Higueras, la amiga hippie, deudora de Julia, la pintora cómplice de Chanquete—, conformaban el coro que daba soporte al verdadero trío protagonista de las aventuras: Don Pimpón, Espinete (el erizo) y Chema (el panadero).

Sucintamente perfilaré sus personalidades: Don Pimpón era un adelanto de Matt, el viajero (tanto del original, como del franquiciado), uno de los primeros en aprovechar al máximo las iniciativas del Inserso (justo tras crearse) para que los mayores —entonces se les denominaba jubilados— recorrieran mundo. Don Pimpón, sin necesitar psicotrópicos, estaba permanentemente de viaje, a pesar que, fatalmente para el resto de vecinos, volvía y no paraba de dar la chapa sobre sus aventuras con su compinche, el Maharajá de Kapurthala. Era una recreación espídica y (entonces) futurista del abuelo Cebolleta.

Espinete era un erizo —de identidad sexual no definida claramente— que, viviendo desnudo, se ponía pijama, zapatillas y gorro para irse a dormir. Tenía un punto de rebeldía comedida que lo convertía en simpático para padres e ídolo potencial de la chiquillería.

Chema era la piedra angular del invento: nunca se le veía trabajar (a pesar de que siempre llevaba el delantal puesto y, sorprendentemente, impecable en su blancura, como la camiseta de manga ultra-corta que en ocasiones vestía). Bailaba con estilo, cantaba a la menor oportunidad, lucía un flequillo rubio arrebatador y, visto hoy, contemplando el subidón permanente de sus juergas de barrio, hace sospechar que la harina no era el único ingrediente blanco de su (nunca visto) pan. Descubrir que Chelo Vivares —la actriz que sudaba para meterse, literalmente, en la piel del erizo—, era su pareja tras las cámaras, no hace más que aumentar las sospechas de que su negocio era una tapadera.


Estos son dos de los ingredientes básicos que conformaron mi infancia: la importancia de las relaciones de proximidad, de tu entorno, de tu barrio. La gente que ves todos los días y que te hace desear ponerte a cantar —en un mundo de relaciones personales, de gente que se conoce y se saluda, que protagoniza el ¡Viva la gente! particular de cada uno—.

Y por otro lado, la trascendencia que todos tenemos en relación a los demás, nuestra relevancia.  Entender que el mundo es como es, en parte, por nuestra aportación y, como comprobamos todas las Navidades con James Stewart y ¡Qué bello es vivir!, la huella imborrable que dejamos en nuestro entorno y en los demás. Asimilar para siempre que “el mundo no sería igual si tú no hubieras existido”.


Siempre tuve un claro objetivo personal: convertirme en alguien exótico, que dispone de tiempo para hacer las cosas ordinarias en una dimensión diferente. Hoy me siento rara avis por no visitar los centros comerciales, por frecuentar las tiendas de mi entorno y por buscar profesionales especializados en sus distintas ocupaciones.

Compro el periódico en el quiosco, la carne en la carnicería, las frutas en la frutería y, cuando fumaba, el tabaco en un estanco. No me gustan los comercios que tienen de todo —cuando se junta el concepto “bazar” con el de “país asiático en franca expansión”, se produce una mezcla de complicada digestión— y creo firmemente que las cosas baratas terminan siendo caras a la larga.

Mi suegro siempre decía —y en eso, como en muchas otras, tenía toda la razón—: “no tengo dinero para comprar zapatos baratos”.

Cuando voy a comprar, por lo común, me gusta que me conozcan. Si, por alguna razón, tengo que volver, me gusta que me recuerden.

La mejor forma de animar a que un cliente vuelva —lo que algunos confunden con fidelizar—, es sugerirle productos que se ajusten a sus hábitos de compra. Eso implica (re)conocimiento: la sugerencia bien realizada estimula la sensación de identificación y de pertenencia que todos anhelamos. Las tendencias más novedosas del marketing on-line avanzan en esa dirección: personalizar las recomendaciones que se nos ofrecen (incluyendo en esta directriz a los algoritmos de búsqueda más sofisticados).

El comerciante tradicional (el tendero) atesora esta cualidad que parece telepática y que algunos quieren, ahora, reutilizar de forma telemática.


Compro en una tienda de ultramarinos, cuya dueña ha obtenido merecidamente la medalla al trabajo, por sus muchos años de atención continuada. Llevo legumbres, conservas, embutidos y fruta: siempre me dice el punto y me recomienda la que está mejor. Si alguna vez no está del todo bien, me la deja un poco más barata. Está cerca de casa y, mandando a los hijos, siempre nos saca de un apuro. Sé cuánto la llegaré a echar en falta.

Visito la papelería cercana a mi casa: lo hago porque su dueña tiene mucho gusto y me ayuda a encontrar la solución, para organizarme, que mejor se adapta a mis necesidades y preferencias. Conoce las novedades del mercado y, si no las tiene disponibles, hace todo lo posible por encontrarlas y, si terminara resultando imposible, me ofrece alternativas adecuadas.

Frecuento una carnicería que siempre tiene el pollo del tamaño que yo pido; incluso cuando, a veces, compruebe más tarde que no era “exactamente” pequeño (o grande, o mediano). A veces llega incluso a suponerme una molestia, pero, de momento, sigo aguantando.

Me gustan las tiendas especializadas: tienen todos los artículos que puedo llegar a necesitar de un gremio concreto: voy a una ferretería de mostrador de las de toda la vida (renovada por un traslado forzoso por incendio) y compro allí cuchillos, tijeras, cafeteras y multitud de enseres domésticos; encargo las flores en el mismo sitio que adornó la iglesia para nuestro enlace; a ella le gusta ir a la misma mercería de siempre, que lo tiene todo y con la que compartí tantos desayunos con su dueña.

Compro los zapatos en la misma zapatería. Tienen las marcas que calzo (son cómodos, aunque no especialmente baratos).

Encontré hace años una tienda que localiza los vaqueros que me gustan, los que llevo gastando desde hace 30 años y cuando voy, me los llevo por parejas.

Visito siempre la misma farmacia. No explicaré aquí lo que hacen conmigo —porque a lo mejor no es del todo correcto—, pero saben que voy a volver y me facilitan el rato que voy a permanecer allí —uso siempre el banco que todas las farmacias siguen teniendo, por mucho que algunas lo empiecen a llenar de publicidad—.

Compro sombreros, bolsos, macutos, cinturones, tirantes, llaveros, monederos, maletas y guantes en el mismo sitio. Tienen de todo y lo exponen con arte y con gusto. Su dueño ha sido capaz de renovar un comercio tradicional de forma ejemplar. Su escaparate (físico y virtual) está siempre impecable.

Acudo a la colchonería —más que por colchones, que cada vez vende menos— para utilizar las virtudes de su dueño, que parece un genio usando la máquina de coser y que ha demostrado un increíble olfato para adaptar su negocio y hacer lo que ya no hace nadie. Una cuñada viene desde Madrid para plantearle tareas complejas que siempre resuelve con pericia.

Si tengo que comprarme una TV, o una radio, o algún electrodoméstico, o un periférico (no me refiero a un chalet en una urbanización en el campo, sino a una impresora, unos altavoces o un monitor), debo ser rematadamente tonto, porque sé dónde NO voy a ir nunca. Conozco alguna tienda en mi ciudad que sigue abierta, a pesar de las intenciones monopolísticas (oligárquicas, siendo generoso) de algunos. En ellas, me reconocen, saben lo que quiero, me informan de lo que me conviene.

Los productos de higiene personal, para el afeitado o la limpieza, los encuentro en una droguería (perfumería) próxima. Son extremadamente amables y me orientan cuando tengo dudas. Me dejo aconsejar porque sé que saben de lo que están hablando.

Siempre voy a la misma tienda de reparación de calzado. También duplican llaves y son capaces de arreglar un bolso que se ha roto, reparar un remache o parchear los patines de hockey de mis hijos.

Desde que tengo perro, acudo a la misma tienda, tan pequeñita que, para que entre un cliente, debe salir el anterior. A pesar de las dimensiones, tiene una buena selección de artículos y, hasta ahora, siempre he encontrado solución a lo que necesitaba.

Enfrente, hay una tienda “delicatessen” que visito cuando quiero darle una sorpresa a ella, o a alguien que nos venga a visitar. También frecuento otro establecimiento cercano, donde venden una amplia variedad de quesos y embutidos, con una cuidada selección y siempre frescos. Cuando me acompaña algún hijo, les ofrecen una loncha de queso cremoso, recién cortado que mis hijos van aficionándose a tomar.

Me corto el pelo en la misma peluquería desde hace quince años. Desde hace mucho, además de saludar y la charla estimulante entre parroquianos, no tengo nada que hablar; sólo con sentarme, se ponen a trabajar. Saben cómo me gusta el pelo, sin que tenga que volver a repetírselo. Mis hijos se cortan el pelo ahí también; si pasan a saludar les invitan a un puñado de caramelos (a veces me recuerdan a los secuaces de Al Capone).

Cerca hay un supermercado pequeño, en el que compro en ocasiones, y en el que, el segundo de mis hijos, saluda al dueño llamándole “Súper”, a voces, tal y como antes hacía su padre.

Mis hijos van los domingos a gastarse parte de su asignación en la misma tienda de dulces (el tutti). Conocen a los hijos de los dueños y alguna vez jugaron con ellos al fútbol a la puerta de la tienda.


Todos estos locales —y muchos que olvido, espero me disculpen— configuran mi experiencia diaria. Me gusta conocer a los tenderos y comerciantes y saludarlos al paso. Conozco su realidad, como ellos conocen la mía: hacen que me sienta integrado en una comunidad real.

Leo carteles que ponen “Fiamos dos días al año: uno fue ayer, el otro será mañana” y sé que no van conmigo. He podido comprar, tras comprobar que me había olvidado la cartera. Saben que no voy a escapar, que volveré al día siguiente.


Conocen a mis hijos y los ven crecer. Ellos saben dónde acudir si se encuentran en problemas. Sé que muchos pares de ojos les vigilan si los ven pasar.


Todos dejamos huella de nuestro paso; para algunos (los más desafortunados) será efímera y fugaz como una sombra. Los agraciados por su relevancia, dejarán un surco duradero.


Todos los comercios que frecuento tienen dueños locales. Parece que quisiera fomentar la cerrazón, el asilamiento, el espíritu de un ghetto. Explicaré mi idea: mi barrio es mi casa. No me importa que haya visitas, me encanta que se produzcan; las puertas de casa están abiertas de forma permanente, pero hay momentos reservados para los que son íntimos.

Cuando mis hijos empiecen a salir, no les pondré (demasiadas) trabas: pero me gustará saber con quién lo hacen. No permitiré el acceso de cualquiera al interior de mi hogar. Espero que, para entonces, mis hijos hayan desarrollado su propio criterio y que sepan fundamentar sus relaciones, reservando para los que quieran tener próximos, vínculos profundos, duraderos, basados en la confianza mutua, establecida de forma igualitaria, compartida y recíproca.

Y que, también, aprovechen todo lo que puedan para viajar, conocer mundo, idiomas, culturas y comidas, diferentes y exóticas, variadas y sorprendentes, adquiriendo experiencias inolvidables que me gustaría escucharles narrar a su vuelta.


Apoyarte en tu entorno te permite tener unas bases sólidamente asentadas.

La gente que vive a tu alrededor tiene intereses compartidos contigo. Los comerciantes, —como los que tienen un bar, un servicio de reparaciones, un negocio de albañilería, o de fontanería, o de lo que sea— constituyen el tejido principal de la red social en que nos encontramos inmersos.

Los autónomos nunca podrán ser sustituidos por autómatas. Sus intereses (por mucho que parezcan de pequeña entidad, ámbito o finalidad) nos afectan a todos. Su grandeza es enorme, pese a que sólo se acuerden de ellos cuando ya no están o cuando se les necesita para reafirmar su estatus.


Me gusta dejarme “enredar” por las conexiones que permite la tecnología. (Re)encontrar gente que hacía mucho de la que no sabía nada. Acceder a lugares remotos y encontrar, allí, personas con ideas e inquietudes plenas de interés. Proyectos que me resultan fascinantes y que quiero conocer a fondo.

Pero, para poder ser libre y volar, hay que estar firmemente arraigado, se necesita la fortaleza que se establece en los vínculos, esas relaciones de mutua implicación, basadas en la confianza, que se renuevan todos los días.


La posibilidad de proyectarse viajando a los lugares más remotos carece de interés si no hay un sitio al que volver y contarlo. Otrosí, viajar y descubrir que, en el otro extremo del mundo las costumbres y las comidas son iguales que en tu lugar de residencia habitual, restan entretenimiento a la experiencia. Nadie organiza un viaje turístico para visitar la segunda fase de la urbanización en la que nosotros fuimos pineros. Hay viajes como esos, por supuesto, pero pertenecen a otra categoría y su intención excluye, por antagónica, la condición de social. Viajar y no buscar lo diferente de lo rutinario es viajar “a media pensión”, cuando a todos nos gusta viajar de la forma más exclusiva posible.


Así que esta sociedad aberrante, desequilibrada, injusta, egoísta, anónima, alocada y alienante, esta sociedad basada en un principio funesto —“piensa globalmente, actúa localmente”— cuyo propósito final es convertirnos en marionetas de una uniformidad embrutecida, este mundo donde todo parece cada vez lo mismo, pero no te sientes a gusto en ningún lado, es una sociedad que me disgusta.

Una forma de combatirla es fortalecer las relaciones de proximidad, con la gente que te rodea, y, entre otras cosas, yendo a las tiendas de tu barrio.


Una consideración egoísta, antes de terminar: la implicación del comerciante con su entorno es muy profunda. Se peleará, con uñas y dientes, para defender su negocio y, si las cosas se le tuercen tanto que no pueda aguantar, ni poniendo dinero de su propio bolsillo, echará el cierre notando cómo una parte suya se resquebraja.

Si tiene suerte y le van bien las cosas, sus ganancias se quedarán en el sitio en que vive.

Y todo en una lucha desigual, frente a los que quieren cambiar nuestros hábitos: las grandes multinacionales, impersonales y deslocalizadas, que se llevan sus beneficios y, sin ningún escrúpulo, echan el cierre cuando los balances no acompañan, dejando miseria y penuria a su paso, cual moderno caballo de Atila. En esta tarea son ayudados por los políticos, sus secuaces necesarios en la labor de rapiña.


— ¿Y el pan? ¿O es que coméis sin pan?

— El pan merecería un capítulo aparte.


Resumen de enlaces:

La cabecera: Culturamas
El suplemento: Culturamas Ocio

18 comentarios:

  1. Me encantó tu artículo por dos razones. Primero porque conozco cada uno de los comercios y los comerciantes a los que describes y en segundo lugar porque a tu descripción no le faltó cariño!!!El antiguo de Oviedo y sus tiendas tienen un encanto particular que lo hace irresistible tanto para los lugareños como para los de fuera. Celebro no pertenecer al grupo que idolatra las grandes superficies como también saber que no soy la única. Quedo a la espera del capítulo del pan y de los panaderos. Gracias por tus reflexiones!!! Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Albana.

      Me alegro mucho de haberte hecho volver a Oviedo, por un momento, en ese increíble viaje que es tu vida. Sé que has dejado una parte de tu corazón aquí (como si esto fuera Cuba) y reconforta saber que esta ciudad (y sus ciudadanos) te acompañamos en tu recorrido vital.

      Sabes dónde tendrás siempre tu casa.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Un artículo excelente , claro que es bueno ir a los mismos comercios de siempre , he vivido esa experiencia porque nací en una ciudad del interior de mi país mi abuelo tenía un hotel y por supuesto lo conocía todo el mundo y cuando ibas a comprar sucedía lo que tu cuentas de los comercio de donde vives .
    Después tuve otra experiencia cuando tenía mi clínica en Cangas de Narcea y Tineo , que gente ...contar sería largo pero estarán siempre en mi recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anabel: me alegra mucho haberte despertado recuerdos de tu infancia y de tu experiencia asturiana.

      Las personas con las que nos vinculamos nos acompañarán para siempre. Los que intentan aislarse y no forjar lazos con los demás, no saben lo que se están perdiendo.

      Gracias por compartir parte de tus recuerdos y experiencias.

      Eliminar
  3. me encanta decir que paro en el bar del barrio a por mi cafe desayuno que compro en la carniceria del barrio y en la fruteria del barrio... y me encanta saludar y que me saluden cuando paso por delante de dichos locales(soy marta)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo Marta (ahora ya sé cuál), no sólo eres una parte importante del barrio en el que vives; además, eres una pieza esencial del barrio en el que trabajas.

      Ver crecer a los niños de tu entorno: eso te llena de humanidad.

      No es que el tiempo pase por ti; es que tú dejas huella en los demás.

      Un beso

      Eliminar
  4. Un estupendo artículo. Hecho con rigor y cariño, el que debemos profesar para, con la ayuda de todos, fomentar el consumo en los locales de nuestro barrio, donde siempre serás un amigo, no un número. Así es como se empieza a construir la mejora de nuestro mundo, nuestro entorno, nuestro pais

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Juan Angel:

      Nos hacemos humanos, porque somos sociales. Nuestras relaciones nos determinan, como también influimos nosotros en los demás.

      Las relaciones virtuales están bien, pero nunca podrán reemplazar a las interacciones en persona, duraderas y próximas.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Si, si. Y espero que los niños de ahora sean mejor guiados por los padres en este sentido ya que para muchos adolescentes las relaciones virtuales son las que tienen mas importancia en sus vidas, por encima de sus familias. Da miedo dscutir con ellos sobre éste tema.En los veranos dónde sabes que acudimos, hay verdaderas rebeliones.. cuando ven los chavales, a pesar de habérselo dicho de antemano,que no hay Internet, que no pueden "chatear" y en algunos lugares no hay cobertera de móviles.No saben vivir ni 2 semanas sin eso. Un verdadero enganche.
      Saludos,
      Nina

      Eliminar
    3. Hace poco estaba en una terraza y contemplé una escena que me dejó preocupado. Dos parejas de amigos tomando algo. Cada uno de los cuatro hablaba con el móvil con alguien que no estaba presente. Lo único que se decían entre ellos (y entre ellas), pero no entre los cuatro, era lo que había dicho alguien ausente.

      Daba miedo.

      El año pasado cuando llevamos a los mayores a un campamento, no se creían que no tuvieran móvil (en el control de llegada, donde la mayoría trataba de pasarlos de "extrangis").

      En fin...

      Seguid prohibiendo su uso, por favor.

      Eliminar
  5. Bueno, bueno, bueno Alberto.!Qué calidad! Muchas gracias por éste artículo.Da ganas de ir a Oviedo a vivir.

    Cuando me vine e Madrid desde La Marina Baixa donde llevaba años viviendo, eché de menos a mis tiendecitas. De pronto los Shopping Centres y las grandes almacenes tomaron las riendas de mi vida y no me gustó nada. Pasando el tiempo...no mucho....fui buscando y encontrando mis pequeños comercios de nuevo y acomodándome y como en realidad, donde vivo ahora no tenemos barrio(!horror!) me he metido en los barrios de los demás repartidos por todo Madrid. Así, en Lavapies compro mis especias y curries y cosas raras de países lejanos, en los boutiques de Goya y Salamanca la ropa,la verdura en una pequeña tienda de la zona de San Miguel (buena, fresca y llena de vitaminas y además con los buenos consejos) cuyos dueños ya se ofrecen a mandármelo todo a casa y una ferretería que me alucina y siempre la visito como niña en una tienda de juguetes, aunque no necesite nada, sólo para husmear en las estanterías y en los suelos (lo tienen muy desordenado pero me da igual) y ver lo que hay. Es vieja, huele a metales y jabones y los dueños son una familia entera que se han vuelto un poco tristes de aspecto con el tiempo pero que saben de su oficio un montón y además saben estar con sus clientes.
    Lo que me parece triste es ver a la gente comiendo/cenando en restaurantes de los shopping centres, habiendo tanto restaurante por la ciudad, tanto chiringuito con sabor,tanto bar/cafetería con solera y...van y se plantan en algo tan artificial como un shopping centre para comer con la familia o con los amigos.
    Saludos,
    Nina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pus eso que tan bien cuentas es lo que está camino de desaparecer: los comercios que, no sólo dotan de vida a las ciudades y ejercen de elemento articulador de las relaciones sociales,sino que dotan de una personalidad característica a los sitios en los que vivimos.

      Me alegro mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  6. Gracias Alberto. Es una verdad como un templo. Estas relaciones con tu entorno más cercano son una base fundamental para para crecer en todos los aspectos, porque es en la confianza donde está el sustento de toda relación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo más que estar de acuerdo totalmente contigo: las relaciones se sustentan en la confianza.

      Gracias a ti por esta aportación tan valiosa.

      Eliminar
  7. y...se te olvidó donde compras el pan,!jo!
    las personas estan hechas para ser sociables,y eso es lo que son las tiendas de barrio,sociablizadoras(vaya palabro salió),en ellas conoces y conocen,te interesas e interesas,
    en fin,que te olvidaste de tu pan :)
    deberes hechos....lo leí
    elo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ya sé también que, además de leerlo, te gustó.

      Toda la Electric Light Orchestra sonando. Un gran beso

      Eliminar
  8. Tardé en decirte lo mucho que me gustó el artículo. Me agrada especialmente cuando en ellos puedo ver claramente tu humanidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sabrás de dónde viene parte de la inspiración.

      (((de la gente que me rodea)))

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias