lunes, 20 de febrero de 2012

El decálogo de la (gran) estafa

Acabo de terminar la reseña de Cleptopía. Me quedo con una sensación amarga. El mismo tipo de desazón que me quedaría si, durante una palpación rectal, el proctólogo se pusiera frenético a aplaudir.

Ya sabía que me habían timado. Ahora soy capaz de entender mejor el plan de la estafa. Presento a continuación los diez engaños en los que se han apoyado para organizar la trama en nuestra contra. Ellos, los arquitectos de esta colosal farsa.

Foto: abbyladybug

1 — Especulación vs. economía productiva

La estafa se fundamenta en la confusión interesada de dos actividades independientes, que pueden estar relacionadas, pero que corresponden a principios fundacionales, y de funcionamiento, diferentes. La actividad financiera no genera riqueza, ya que no aporta valor al sistema en el que actúa. La actividad productiva es —debe ser— generadora de riqueza.

Confundir, de forma intencional, la riqueza con la estimación que se haga de algo es la base de la estafa. Si una actividad productiva se incrementa, genera riqueza, porque genera más empleo, aumenta el volumen de suministros y, en forma de cascada, aumenta la actividad en el propio sector y en otros circundantes.

La actividad financiera no genera nada; tan sólo el aumento de la apreciación de unos índices (referidos a bienes o servicios, tangibles o intangibles), pero sin producir cambios apreciables en los productos a los que los índices están referenciados.

Hacer apuntes contables y valorar en más o en menos esos numeritos, no beneficia al conjunto de la sociedad. Trabajar y ayudar al desarrollo social, sí.

2 — Ayudar a los pequeños frente a los grandes

La principal acusación que debemos hacer a los políticos es que han olvidado su responsabilidad; peor aún: la han traicionado. El sistema representativo exige que los políticos —receptores del poder soberano y representantes del interés colectivo— defiendan a los pobres frente a los ricos, a los individuos frente a las colectividades, a las minorías frente a las mayorías, a los débiles frente a los poderosos, a los pequeños frente a los grandes.

Unirse a los fortachones, para terminar zurrando a los enclenques, es de cobardes y de abusones.

3 — Privatizar los beneficios, socializar las pérdidas

Las estafas descritas se basan en un sistema conocido como esquema Ponzi. A mí, que además de antiguo, me considero más bien burro, me gusta reconocerlas como un sistema piramidal clásico. Todo tipo de especulación —y ahora definiré qué significa eso para mí— implica la suposición de que siempre va a haber un tonto mayor que uno mismo.

Eso es especular: comprar algo barato para (sin aportar ningún valor), pretender venderlo más caro a alguien que, por hacerlo, demuestra estar más abajo en la cadena de tontería especuladora. Arriesgar de esta forma tu dinero, es una decisión que está en tu mano tomar. Pero hacerlo con dinero ajeno y esperar que, si tu apuesta sale mal, vengan a rescatarte, es una completa indecencia.

Consentir eso —que es lo que hacen los políticos como colectivo— es una inmoralidad aberrante.


4 — Rentabilidad a corto y a largo plazo

Buscar el lucro personal basándolo en el esfuerzo y en el sacrificio individual es una ambición perfectamente deseable. Anima a las personas a desarrollarse y a crecer, intentando mejorar y que el proceso genere un beneficio. Está en la base de cualquier actividad humana.

Buscar la felicidad propia y ajena, invertir en el desarrollo del grupo al que se pertenezca, transmitir como legado mejoras en lo económico, en lo social y en lo cultural, explica de forma universal nuestro avance colectivo. Esa ambición se apoya en el trabajo como forma de vida y busca resultados como fin de un proceso entendido siempre a largo plazo.

Especular para un enriquecimiento rápido, siendo ése su único fin (“dar un pelotazo”) se apoya en la avaricia, un proceso sin fin, que nunca deja saciado a nadie, pero que cada vez necesita más recursos para ser alimentado.

5 — Deslocalización implica despersonalización

Nos han enseñado el señuelo de la globalización, cuando lo que pretendían conseguir era la deslocalización. Su estado ideal es aquel en el que (como los apuntes contables de un dinero que no existe, de un valor que se presupone, de una realidad intangible) todo suceda en un meta-mundo irreal de entelequias incorpóreas. Ese mundo 3.0 (o 4.0, o 5.0, o 6.0, o n.0 —en una escalada que nunca tendrá fin—) de i-Realidad virtual, semilíquido, pero gaseoso, convertirá definitivamente a las personas en sujetos 0.0.

Ya nada sucederá como una operación física en un mundo real. Seremos unos y ceros gobernados por ceros y unos. Unos serán más ceros, mientras otros serán más unos.


El globo puede tocarse, pero cuando no tiene necesidad de un soporte físico, se desvanece en el aire para llevarse por delante a quien encuentre en su camino.

6 — La culpa es de los ciudadanos (que lo paguen ellos)

La estafa se completa cuando el engañado no se da cuenta de que lo ha sido y si, en un rasgo de lucidez impredecible, termina adquiriendo conciencia de que ha sido timado, busca un culpable distinto del verdadero. El autoengaño se completa cuando el timador consigue que creas que el responsable has sido tú.



7 — Desviar la atención

El timador —como el mago, como el prestidigitador, como el trilero, como el estafador, como el especulador, como el político, como el banquero—, todos ellos, basan su actuación en un mismo efecto: te muestran la mano izquierda mientras con la derecha hacen desaparecer tu dinero. Cada truco implica una variante nueva, siempre más sofisticada, de complejidad creciente. Cuando el ejecutor oculta aviesas intenciones, podrás calcular el importe del timo, estimando el valor del montaje que ha tenido que orquestar.

Pero todos buscarán que, en algún momento, tengas que mirar para otro lado.

8 — Efecto látigo

Ya no estamos hablando de ese planteamiento argumental que obliga a elegir entre la cola del león o la cabeza del ratón como alternativas, mutuamente excluyentes, que determinan el discurrir de nuestra vida. Estando donde estamos, debemos asumir que no vamos a ser ninguna parte de ningún animal con una presencia digna. Y situándonos donde nos han colocado, ciertamente más cerca de la cola que de la cabeza, tenemos que tragarnos, nos guste o no, que no somos nada. Es deprimente.

El efecto látigo hace que la vibración se transmita aumentando su intensidad de forma continua. Por eso el latigazo se oye (se ha roto la barrera del sonido).

También por eso, la velocidad es más alta al final de una cadena humana.

Y, ahora ya sabes por qué, mientras que el que maneja el látigo se va haciendo cada vez más gordo, al final del todo, hay cada vez más personas que ya no pueden vivir.

Ya no parece divertido en absoluto.

9 — Aburrir mortalmente

La economía está presente en la mayoría de conversaciones. Hagas lo que hagas, no dejas de oír hablar de la prima de riesgo, de agencias de calificación, de diferenciales, de déficit, de deuda, de cosas que, antes nadie conocía, que ahora pocos saben qué significa, pero que aburren a cualquiera.

Nos están dejando sin sangre, consiguiendo que se seque.

Está imponiéndose la costumbre —ciertamente tediosa— de que hombres y mujeres se separen en las comidas grupales. Al margen de que te permita marcar distancias con tu pareja habitual y escuchar historias nuevas (aunque con menor interés) de las que sueles oír de forma habitual, la estrategia se convierte en una incitación al aburrimiento. Separando a los comensales, atendiendo exclusivamente a su sexo, se consigue que, en la parte de los hombres se hable de fútbol, en la de las mujeres se hable de Belén Esteban y, en común, se hable de hipotecas, de PIB, de Davos y de ladrillazos.

Niégate. Vístete de blanco, ponte un gorro de nadador (blanco) y sal cantando a la calle. Que no te quiten la alegría.


10 — Atocinamiento

Recuerdo un carismático líder de la política española anunciando a bombo y platillo que, en una cumbre del G-X, —no recuerdo el número: 8, 10, 20, ¿quién sabe?— su cometido era refundar el capitalismo (en lugar de refundirlo), en lo que en realidad era un intento de confundir a quien estuviera escuchando.

La solución: más madera (más dinero para los culpables, que pagaremos entre todos y los estados siguiendo siendo deudores de aquéllos a los que tuvieron que rescatar). Si no fuera para echarse a llorar, sería de coña.

Pero como le pasó a la rana que dejó de notar hace tiempo que el agua seguía calentándose, han conseguido amodorrarnos.

Nos ceban como a cerdos, porque tienen miedo de que empiece la matanza.

Que no te quiten la alegría. No esperes a que sea demasiado tarde. El humor mantiene tu inteligencia alerta. Estarás atento a la próxima estafa que tratarán de urdir contra ti, pero seguirás contando con tu capacidad para disfrutar y reírte.



Y ahora que no me venga nadie con la gaita de que no sé de qué hablo. Ya sé que no sé de qué hablo. Pero sé que sé lo que digo. Y si no entiendes que nos han estafado, asume que te han quitado tu dinero, te han hecho más pobre, mientras hay un montón de indeseables, gente odiosa y oprobiosa que merece que se les ajusticie. A los que lo han permitido, los políticos —gente cobarde, enemiga de la honradez y el trabajo duro—, escupiré sobre vuestra tumba.

Ya sé que no sé de lo que hablo. Pero sé que sé lo que digo.

12 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo en todo, de principio a fin.
    Que nos queda... intentar ser felices y disfrutar de lo mucho o poco que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto:

      Por tu bien deseo que, cuando dices de acuerdo en todo, de principio a fin, no incluyas el prólogo del relato.

      (((Aunque pensándolo bien, es posible que supusiera una ventaja adaptativa)))

      Gracias, un saludo, disculpa el humor (negro).

      Eliminar
  2. Siempre, por mucha atención que pongas, habrá alguien o algo que te quiera hacer algo parecido.
    Afortunadamente hay que mirar hacia adelante y seguir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amigo mío, que sabe de esto, (y que no puedo decir a qué se dedica, ni en dónde), dice que, cuando notas que te van a intentar robar, lo que debes hacer es pararte y cambiar de dirección.

      Seguir adelante hace que resultes una presa más fácil.

      Pero pararte, cambiar de rumbo y dirección, saludar a gritos a alguien que pasa por la acera de enfrente (incluso aunque no lo conozcas de nada), ponerte a bailar como en "Cantando bajo la lluvia", saltar, correr, hacer como que te da un infarto, realizar movimientos de capoeira, hacer flexiones, una kata, cualquier comportamiento así te convierte en alguien impredecible, que llama la atención. No son los objetivos preferidos de los chorizos.

      Eso es lo que dice mi amigo, que sabe de esto, y al que, aquí, no pienso contradecir.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Suscribo todo cuanto has escrito en este artículo Alberto.
    Lo has clavado.
    Pero,es que nos olvidamos que el Pueblo es Soberano y que no debemos quedarnos de brazos cruzados con estas frases: "No podemos hacer nada, solo nos queda seguir adelante, mientras no me pase a mí y a mi familia".
    Hay que plantarles cara, NO conformarse. Ya lo dejé como mensaje en Cleptopía, Miremos a y tomemos ejemplo de Islandia, Mirad lo que han hecho y están haciendo.
    Una de las razones por las cuales no aparece últimamente en los medios es porque NO INTERESA al Poder que tomemos ejemplo de Islandia.
    Nina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nina:

      Lamento llevarte la contraria (creo que por primera vez en el blog, cosa que lamento y espero que no te enfades conmigo).

      En mi pueblo, el único soberano era un coñá y ya sabes que yo, ni de coña, consumo bebidas alcohólicas. Una rareza para este país en el que vivimos y al que adoro con pasión.

      Así que de soberano para el pueblo, por mi parte, me opongo.

      Y poner de ejemplo a Islandia es muy fácil: ellos no necesitan tener un refrigerador para enfriar sus copas (y sus cabezas).

      En fin, que me vuelvo a oponer. (((No sé exactamente a qué, pero me opongo)))

      Un beso (a eso me pongo, no me opongo)

      Eliminar
  4. Dear Albert,
    Yo creo que no sabes a qué te opones porque "la noche te confunde" y has estado tomando a escondidas, no un soberano de tu pueblo sino varios..
    Yo no me opongo a que tu te opongas..sino me pone que te opongas.
    Te pongo aquí un beso a ti y a todos de la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pudieras verme ahora, podrías ver cómo el rubor se va extendiendo por mis mejillas.

      "Gotcha"

      Eliminar
  5. Muy bien, estoy harto de escuchar lo mismo en la radio todas las mañanas. ¿y ahora que hacemos?, yo voy a volver a poner el zumbido del despertador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómprate un cuco

      http://www.youtube.com/watch?v=bxpe6y6eh3k

      Eliminar
    2. Cucos de esos que estafan ya hay muchos. Me quedo con el zumbido que no engaña, sólo taladra las meninges.
      Muy oportuno el enlace, me gusta.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias