viernes, 2 de octubre de 2015

Rebelión (democrática)

Artur los tiene cuadrados —como aquel que le daba a la Ginebra (¡qué buena la sevillana de Puerto de Indias!)— y, charlando con los suyos, alrededor de una mesa, todos juntos porque sí, dice, sin perder el aplomo y ese gesto en la cara que pide rifa, o haber sufrido los efectos de la (g)rifa, que lo suyo no fue desobediencia, sino rebelión.


"Criogenizo mis gafas y me rasco la frente y pillo TV3 y me peino las cejas y mi labio inferior se ha quedado adherido"

Da igual que tire de comodín y le añada “democrática”. La que limpia y fija y da esplendor y todo eso, lo deja cristalino.


Da igual que añada lo de “democrático”, porque lo de hacerse pasar por democrático mola mucho.
Lo suyo es un delito democrático.
Con todas las de la ley.
Votarán si el jabón que se les caerá a sus compis de encierro llevará aroma de coco o vainilla.

En caso contrario, desháganse de la Academia. Que empiecen a aprender a aprender.


7 comentarios:

  1. Lo mejor, el pie de foto. Lo peor, que todo esto no sea una pesadilla.
    ....
    Cambiando de tema, el libro ese que hay ahí en la columna... "Por qué nada funciona?" Qué tal está?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo que me toca.
      En cuanto a Marvin Harris: es uno de los mejores antropólogos que conozco. Su libro "Vacas, guerrras, cerdos y brujas" es un clásico, que leíamos por obligación en la carrera y disfrutábamos con verdadera devoción.
      Éste, reedición de 2013 con nuevo título, es un original de 1980, que incluye prólogo del autor a la segunda edición de 1987, en la que Harris se planteaba qué podía haber de cierto en los planteamientos que hacía, siete años después.
      El resultado es sorprendente. Con la salvedad de que no fue capaz de anticipar ese nefasto problema que constituye la "globalización", se mantiene lleno de lucidez en un mundo actual que ha cambiado de forma análoga a como él preveía.
      En todo caso, su análisis de por qué las cosas funcionan mal es brillante.

      En mi proyecto paralelo de citas (Memoria NO ajena) estoy subiendo las referencias más interesantes del libro, por si quieres echar un vistazo.

      http://memorianoajena.blogspot.com.es/search/label/Marvin%20Harris

      No puedo estar más convencido para animarte a que busques el libro.

      Gracias.

      Eliminar
    2. Me interesan estos temas, porque a mi edad sigo convencida de que ha de haber alguna manera de poder cambiar el concepto, el sentido, el método.
      Me haré con él, seguro, y empezaré por esos fragmentos que rescatas, pero advierto de que la impotencia que luego genera, es dura y a veces difícil de llevar.

      Gracias a ti ;)

      Eliminar
    3. No hay nada que conduzca más a la impotencia que sentirse impotente.
      Taparse los ojos y no querer ver la situación tampoco ayuda.
      Por eso debemos leer. De hecho, Harris habla en el libro de que su propósito era buscar una explicación a por qué habían surgido determinados cambios, más que proponer soluciones (que, a pesar de todo, termina poniendo encima de la mesa).

      Gracias.

      Eliminar
    4. Vamos allá pues! (a las barricadas!) ;) De nada.

      Eliminar
  2. Arturo se ha montado un tinglado enorme para que de una forma u otra sea recordado con el paso de los tiempos como un héroe que luchó en batallas difíciles. Sin duda la planificación fue amplia y sus asesores están teniendo trabajo. Lo curioso es que se ve a la legua todo y siempre habrá un sector que lo tendrá en un altar aunque vaya de víctima o sea un cadáver político. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesaba en mi ánimo al escribir ayer, más que criticar a Mas (que no diré yo que no) la sorpresa de su argumento defensivo, aludiendo a que lo que estaba haciendo era cometer un delito.
      Esa idea jurídica de que no hay peor acusación que una mala defensa.

      En todo caso, coincido contigo en que será recordado, para bien o para mal.

      Un abrazo, JJJ, genio.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias