lunes, 5 de octubre de 2015

Secuelas

Pasados 45 años, en previsión de que quizá no puedan llegar a cumplirse las bodas de oro, se anuncia la continuación de aquella película dirigida por Arthur Hiller y protagonizada por Ali McGraw y Ryan O’Neal, basada en la novela de Erich Segal que en 1970 copó las listas de ventas y que, tras su leitmotiv “Amor significa no tener que decir nunca lo siento”, facilitó un camino para que las tiras que dibujaba la neozelandesa Kim Casali llenaran las carpetas de las jovencitas durante la década que empezaba, culminada en una contradictoria “Amor es… ser capaz de decir lo siento”.



Las secuelas son evidentes y puede resultar superfluo mencionarlas.

— La primera, de tamaño menor, centrada en el costumbrismo, supuso una excesiva concentración, nunca vista hasta el momento, de cursilería fina.
— La segunda, cinematográfica, tomará el nombre bizarro de “Love Story Zombie”.

“Está más jodido que se caiga ésta que Ali

(¡Botox a bríos!)

Sería un sinsentido tratar de completar la trilogía.


2 comentarios:

Tu comentario será bien recibido. Gracias