domingo, 18 de mayo de 2014

Tres años de Común Sin Sentido

Mucho tiempo transcurrido.

Un proyecto que se inició a modo de prueba, que se convirtió en una forma de obsesión y que hoy, tres años después, con más de 400 artículos escritos, presenta un futuro incierto.

*****

"En stand-by"

Es momento de confesiones.

Tratar de buscar explicaciones, mirando hacia atrás, supone convertir motivos en razones.

Los motivos son los argumentos que conducen a la acción; los que mueven a comportarse de una determinada manera; los motores de nuestros actos. Muchas veces son irracionales y se dejan guiar por impulsos. Son errantes y caprichosos.

Las razones son los argumentos que utilizamos para explicar por qué hicimos las cosas. Son re–construcciones, racionalizadas y no espontáneas, no siempre fieles, que tratan de hilvanar en un hilo lineal lo que, en realidad, pudo haber sido una forma de actuar inconexa y errática (e incluso errónea).

Juzgarse con excesiva benevolencia facilita la aparición de la necedad, un empeño falto de provecho para el que Baltasar Gracián nos prevenía en El arte de la prudencia:

“…todos los necios son audaces. Su misma estupidez, que les impide primero advertir los inconvenientes, después les quita el sentimiento de fracaso”.

*****

Así que, de forma imprudente, expongo las que hoy juzgo mis razones:

Un cáncer (en el que perdí un pulmón), un ictus como reacción a la quimioterapia (que mermó mis capacidades cognitivas, fulminando mi memoria a corto plazo y afectando áreas asociadas al lenguaje, lo que me impide hablar de seguido, sin trabucarme) me abocaban a tener próxima (y tentadora) la posibilidad de derrumbarme.

No soy dado a andar quejándome. Entiendo que todos andamos sobrados de preocupaciones. Las personas que te hacen partícipes de las suyas, sin quererlo, te trasladan una carga que puedes rechazar o que puede sumirte en una congoja que procede de tu incapacidad para hacer nada e intervenir de forma útil.

Uno debe poner mucho de su parte para afrontar la carga que le haya correspondido. Acabo de terminar el libro de Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido. Una muestra de determinación y de un comportamiento verdaderamente ejemplar. Un estímulo. Una forma de entender que hay una manera apropiada de afrontar lo que corresponda.

En aquel momento, escribir un blog suponía cambiar el foco de atención, desplazarlo desde mi enfermedad y llevarlo hacia otros intereses, haciendo que, estando ocupado, dejara de preocuparme.

*****

Tuve la inmensa fortuna de contar con la mujer más entusiasta que haya conocido. Siempre estuvo a mi lado y, sin ella, no hubiera sido capaz de superar las dificultades que me he ido encontrando.

Mis hijos fueron la esperanza que tiraba de mí y que hacía que tuviera ganas de vivir, por descontado. Me obligaban a plantearme el futuro, de forma gozosa, buscando encontrar la forma de disfrutar junto a ellos y de seguir pudiendo mostrarme como un ejemplo que quisieran emular (y que les resultara de provecho para su vida futura).

Así que, acompañado por ella, inspirado por mis hijos, apoyado por mi familia y los profesionales médicos que cuidaron de mí, tuve la fortuna de encontrar un montón de gente buena, cariñosa, amable, agradecida, desprendida. Todos los que con sus gestos generosos, grandes o pequeños, hicieron que todo resultara más sencillo.

Cuando el blog cumplió un año, quise mostrar mi gratitud para todos. Hoy ese agradecimiento se ve renovado (y debería ampliarse a más personas que han pasado a formar parte de mi vida desde entonces).

*****

No sabría definir el blog. Sé que quise tratar de plasmar mis propias ideas, evitar ser predecible y establecer conexiones de formas no convencionales.

No sé si ha funcionado. Aunque creo que su nombre encierra las claves de mis pretensiones:

Común

Quise tratar aspectos cotidianos, cosas que contemplaba a mi alrededor, comportamientos propios y ajenos que suscitaran interés. En algunos casos, por lo novedoso; en otros, por lo sorpresivo; en la mayoría, tratando de encontrar explicación a la forma de actuar en asuntos ordinarios. Plantear preguntas, más que intentar establecer respuestas.

Sin

…ataduras para mí, ni obligaciones para quien se acercara a leer. Traté de forzar límites, de buscar nuevos formatos, de no mantenerme en un territorio que, por conocido, me resultara cómodo.

Sentido

Parecerá pretencioso: intentaba devolver (de una extraña manera, admito) la generosidad y el apoyo que recibí en mis momentos de debilidad.
Planteé preguntas, compartí inquietudes, busqué sonrisas.
No sé si supe lograrlo.

*****

Estoy orgulloso de tres artículos que hoy puedo releer sin ruborizarme.
Expresan lo que opinaba entonces, firmes convicciones que se mantienen vigentes.


*****

Mi dedicación se volvió obsesiva, convirtiéndose en un refugio en el que invertía tiempo y esfuerzos, cayendo atrapado en una rutina de la que me costaba salir.

Y me dejaba robar a mi mujer y a mis hijos, y a todos los que debería seguir sintiéndome vinculado, para enredarme de forma virtual en proyectos que, pese a ser vibrantes, me exigían más de lo que podía ofrecer.

No era consciente de que todos mis amigos (en Madrid, Bilbao, Barcelona, La Coruña, Albacete, Santiago de Compostela, Ciudad Real, Pamplona, Burgos, Valencia, León, y más sitios) estaban presentes, pero que mi realidad cercana era a la que debía prestar verdadera atención.

*****

¿Cómo darse cuenta de los errores que uno comete?
Nos acostumbramos a criticar al vecino; nos mostramos osados dando consejos a los demás; percibimos las malas intenciones en los actos ajenos, pero no somos capaces de vernos como vemos a los demás (y, menos aún, como los demás nos ven a nosotros).

Nadie reconoce en sí mismo a un miserable. Es fácil encontrar excusas.

*****

Me avergüenza reconocerlo; un programa que emite Divinity Channel me abrió los ojos: Consumidos por el caos.



Lo presenta Jill Pollack, una mujer que recuerda a Monica Lewinsky. Ejerce de terapeuta del hogar, incluyendo las relaciones entre los miembros de la familia y el entorno que comparten (porque el desorden y el caos están causados por otros problemas implícitos).

Vi que lo que resultaba evidente en otros, era patente en mi forma de actuar: más allá del apego a los objetos, resultaba deprimente comprobar que usaba la tecnología como forma de evadirme de lo que debía sentir más cercano.




Dejarme seducir, una vez más, por los matices de quien lleva más de 17 años compartiendo éxitos y fracasos, haciendo encantadora la compañía y la rutina.

Descubrir que tengo a tres hijos llenos de virtudes; que es agradable compartir tiempo con ellos; que saben enseñarme a jugar, porque desbordan imaginación, curiosidad e ingenio. Que la labor que iniciamos da frutos, porque tratamos de hacer con ellos lo mismo que hicieron con nosotros: “prepararles para lo imprevisible”.

*****

Cumplidos tres años de este blog, ya no volverá a ser el mismo.

Yo tampoco.

*****

Recuerdo las veces que me reí con ellos, los artículos que le dediqué a ella, los muchos que le leí a mi madre y que son su recuerdo más reciente. También los comentarios de los que, por cualquier conducto, me mostraron su gratitud por cualquier cosa que hubiera escrito.

Creo que quien haya llegado leyendo hasta aquí habrá imaginado que pensaba dejar de escribir. Es entendible. De hecho, fue mi propósito firmar hoy un epitafio. Pero, recapacitando, teniendo presente la lectura del maravilloso libro de Nuccio Ordine en el que reclama la necesidad de reivindicar la utilidad de lo inútil, captando la sutileza del título de Marino en el que anima a volver a la normalidad y comprendiendo que no puedo haber leído a Thoreau y permanecer parado, asumo que probablemente sea mejor no ceder del todo, sino, más bien, moderar mi dedicación y prestar atención a lo que verdaderamente importa.

*****

Supongo que, siendo así, podré cambiar el stand by, para pedir un poco de comprensión y de confianza

Ben E. KingStand by me

38 comentarios:

  1. Ya que estamos de confesiones yo comence el mio por mótivos algo parecidos. Mi mujer falleció por cancer con 45 años hace dos . ella también habia abierto un blog que todavía subsiste relativo a cosas d cumpleaños etc. Durante los dos años que lo mantuvo fué como la válvula de escape para un aenfermedad que la consumia. tras irse no es qu e tuviera mucho tiempo pero si surgio con la necesidad de tener la cabeza en otras cosas para evitar que los de mi alrededor pagaran la ausencia del ser querido. El blog me ha permitido conocer a muchas personas aunque fuera de forma virtual y eso es lo mejor que ha pasado. Cualquier decisión que tomes suerte con ella. Aqui esta un amigo . espero mantenerme en contacto de una u otra manera. Genio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bernardo: estoy encantado de haberte conocido en lo virtual y estoy dispuesto a convertir el trato en real. Tu determinación y tu fortaleza son dignas de encomio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Querido Alberto, ya veo que has hecho alguna confesión pública de detalles que algo ya sabía. Me has emocionado otra vez, también Bernardo con el comentario arriba. Deseo larga vida a "Común sin sentido" y ya sabéis donde tenéis un amiguete, no digo nada más. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno JJJ, es lo que tiene lo de ir haciéndose mayor. Si todo va bien, tu radio de relaciones aumenta y, con el roce se va haciendo el cariño. Recuerdo una ocasión, hace mucho tiempo de ello, cuando te pregunté sobre el sentido de hacer listas y que, ya puestos, por qué la lista no podía ser de 666.

      ¡Qué tiempos!

      Un abrazo y rock and roll.

      Eliminar
  3. Sin palabras amigo , te entiendo y no sabes como , hay que tener mucho valor para decir , escribir cosas que yo por ej. no sabía , te entiendo amigo y no sabes como .
    Un día te voy a contar pero en mensaje privado algunas cosas , yo no tengo tu valor , felicidades Alberto por todo , un abrazo y aquí a 12.000 km tienes una amiga , aquí en el Uruguay de Godín, Forlán , Suarez y varios más , nos vemospor aquí o por allá .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anabel, gracias. Siempre recibo tus comentarios con cariño. Hoy, dos días después de haber quedado segundos en la Champions, en la que volvió a marcar Godín, te mando un beso y un fuerte abrazo.

      Muchas gracias.

      PD - Al oviedín del alma lo entrenó Oscar Washington Tabarez, otro uruguayo memorable.

      Eliminar
  4. Una vez más Alberto quiero decirte que me alegro de conocerte; pienso que las personas que conocemos por casualidad son las que más nos marcan de una manera u otra y se convierten en una parte importante de nuestra vida.
    Después de leer esta entrada del blog, me confirma una vez más lo que ya sabía... que eres una persona valiente; al final los seres humanos no dejamos de ser un conglomerado de emociones y sentimientos.
    Te mando un abrazo, ya sabes que estoy lejos... pero volveré y nos veremos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Señorita Jones:

      Que nos conociéramos no fue fruto de la casualidad; estaba previsto que ambos debíamos acudir a un curso, en el que compartimos contenidos, ejercicios e, incluso, mesa y mantel.

      Con mis fuerzas menguadas, entonces (hoy estoy hecho un toro, en comparación), pude compartir experiencias en un curso que recuerdo con agrado. Escribí un artículo, sobre la vuelta en tren después de un curso, que evocaba aquel momento.

      En todo caso, fue un placer haberte conocido y un gusto seguir tus peripecias por todo el mundo.

      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  5. Querido Alberto:
    Comenzar con tanta fuerza como lo hiciste ya fue un regalo, terminar como lo haces, descubriendote y por los motivos que nos expones te hacen aún sí cabe más grande. No dejes de escribir, hazlo en su justa medida, y disfruta y mucho de los tuyos. Un beso de "tu madrina", Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísima Pilar, madrina e impulsora de este proyecto, a quien no puedo dejar de dar las gracias. Contesto ahora, cuando es YA evidente que seguiré escribiendo, pues acabo de publicar otro artículo (y antes había dejado un par de canciones). Seguiré escribiendo y, si tuviera fuerzas (y capacidad de concentración) intentaría no dispersarme y buscaría realizar un trabajo más sólido y consistente. No sé si me explico.

      Muchas gracias, muchos besos.

      Eliminar
  6. Querido Alberto: Te entiendo y te apoyo. Un beso.
    Eugenia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eugenia. Tú formas parte de mi red real, a la que veo todas las semanas (con sumo gusto) y que agradezco que aparezcas también por este formato tan inusual.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Animo y a cuidarse. No hay mejor forma de cuidarse uno mismo que cuidar a los demás. Cosas similares nos pasan a todos, (estoy de acuerdo con la utilidad de lo inutil, aunque yo lo llamaría, lo pequeño) aunque se suponga que estamos mas o menos bien de salud... Ya charlaremos. Jero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No hay mejor forma de cuidarse uno mismo que cuidarse a los demás".
      La cantidad de sabiduría que encierra esa frase.

      Naturalmente, también estoy de acuerdo con la grandeza de lo pequeño. El mundo sería diferente (y más justo, y mejor) si todos fuéramos capaces de comprenderlo.

      Tengo ganas de que charlemos, muchas. Nosotros, o con las Mónicas, que se va dilatando el momento de quedar.

      Gracias Jero. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Querido Alberto:
    Te he seguido con interés y atención.
    Muchas gracias por tus palabras que, muchas veces, me han hecho pensar y me han inspirado buenas ideas.
    Hasta pronto.
    Un abrazo.
    EMD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique. Una inspiración continua, un caudal de reflexiones y experiencias consolidadas. Así son tus charlas y tus escritos.

      Y tu forma de afrontar lo que depara la vida, un verdadero ejemplo.

      Un abrazo. Gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  9. Hola Alberto.
    Tu Blog me parece muy interesante. Me da pena que lo dejes pero entiendo tus razones. A ver sin nos vemos cuando vuelva a Oviedo.
    Un abrazo.
    Quique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Quique. Espero no dejarlo, como espero que podamos vernos en tu próxima visita.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Querido Alberto, como sabes hace años que te sigo por diferentes caminos virtuales aunque no tengo el honor de conocerte. Hace 2 años tuve un problema físico que me hizo ver las cosas desde otra perspectiva y con otras valoraciones. Entiendo parcialmente la fase por la que estás pasando, y digo parcialmente porque no tengo la riqueza que supone el tener hijos detrás. Uno de los que me animaron con más intensidad a hacer un blog has sido precisamente tú, y creo que tienes la fuerza y entereza para que esta circunstancia actual enriquezca aún más "Común sin sentido". Por ello te animo a que, por ti mismo, sigas con el proyecto; y por nosotros, pues no tienes derecho a privarnos de tu conocimiento de las cosas de la vida, de las que tanto aprendemos contigo. Un abrazo, y como decían los romanos " Salud y larga vida...joven Alberto"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nacho, gracias. Siempre has sido generoso conmigo en tus comentarios. Conociendo mis méritos, sé que son excesivos (y no lo digo con falsa modestia), pero los agradezco porque aprecio el cariño con que me los dedicas. En nuestro caso, pasar de lo virtual a lo real es más sencillo que en otros amigos de los que hay más tierra de por medio que nos separa.

      Me llenó de alegría cuando te animaste a escribir tu blog, porque entendí que una parte pequeña se debía a mi ánimo.

      Muchas gracias, sigue entregándote a tus proyectos con la misma pasión; debemos demostrar a los jóvenes que la verdadera pasión se encuentra en la madurez.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Querido Alberto,
    Te leo casi siempre aunque ya sabes, con mi madre no ha sido siempre posible tomarme el tiempo ni tener la tranquilidad para comentar. Te respetamos y te queremos mucho por aquí. Siempre nos hemos preguntado P y yo "Cómo lo hace??", tanta dedicación, tanta fuerza, a pesar de tu situación de salud, los niños, etc etc.
    Yo creo que no podrás dejar de escribir pero si lo haces con más tranquilidad, menos obsesión, te encontrarás mejor. Mas sosegado Alberto. Yo te doy las gracias por estos tres años y te animo a que hagas lo que creas bueno para ti y tu bonita familia.
    Cuidate mucho, mucho, mucho.
    Un beso
    Nina y Peter (Ya no tenemos a Joan, mi madre. Se nos fue hace unas semanas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nina. No sabía nada de la pérdida de tu madre, a la que recuerdo de vuestras vacaciones en Asturias, cuando os fuimos a visitar en aquella maravillosa casita.
      Todo mi ánimo para este superar este momento de duelo que tan difícil resulta en ocasiones.

      Escribiré, claro que sí, ¿cómo podría dejar de hacerlo? Tampoco podría dejar de pensar, ni aunque me lo propusiera. Si no fuera capaz de echar fuera todo lo que se me ocurre, sería incapaz de resistirlo.

      Lo que ocurre es que la inagotable energía de unos hijos a los que inculcamos el valor del deporte, de la actividad, de las relaciones verdaderas, del desarrollo del propio criterio, del cultivo de la imaginación y el gusto por la variedad en las cosas, todo ese torrente tan inabarcable para un padre joven, es avasallador en un padre triple, a la puerta de la cincuentena, con la paciencia mermada.

      No quiero dejar de intentarlo, por supuesto. Siempre fui capaz de conciliar el trabajo con la vida familiar; ahora debo tratar de conciliar mi salud con el resto de tareas que tengo pendientes.

      Como nos pasa a todos.

      Un beso muy fuerte. Estamos preparando a Martín para entregártelo el verano que viene (si todo va como esperamos).

      Rezamos por Joan (y por todos vosotros). Recuerdos para Peter y Justin.

      Eliminar
  12. Sea más o menos frecuentemente. Sea esporádico, o de modo periódico pero con distancia en el tiempo. Sea como sea. Sea si quieres que sea, y si no quieres que sea, que no sea.
    De cualquier modo, si es de algún modo, aquí tienes a uno que siempre que ve el "aviso" entra, lee y hasta reflexiona (que tal y como están las cosas quizá sea mucho decir).

    Fan "tranquilo" ...pero fan.

    Hasta el infinito ... y más allá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya.

      Resumen fotográfico de 3250 fotografías, 10 horas de pie grabando y haciendo fotos, otras tantas sin dormir para editarlas y subirlas, vídeos editados con subtítulos para alineaciones, marcador y goleadores, repetición a cámara lenta de jugadas polémicas o goles espectaculares.

      Ya.

      Siempre supe que había gente que dedicaba a su pasión, DESINTERESADAMENTE, más tiempo y obsesiones que yo mismo.

      Gracias Luis. Precisamente hoy me doy cuenta del valor enorme de personas como tú. Aquellos que, más que sumar, hacen que los efectos se multipliquen.

      Eliminar
  13. Yo te animo a que sigas incitándonos a buscarle la vuelta a todas las "pequeñas" cosas que tú eres capaz de analizar y exponer con tanta claridad.

    Hay tiempo para todo, quizás no haya que obsesionarse con nada en concreto, ya sea escribir, hacer deporte o trabajar. Todo, pero en su justa medida, es más sano.

    Un fuerte abrazo y adelante con fuerza con lo que sea que finalmente decidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kike.

      Las obsesiones no son buenas, pero los momentos de satisfacción que me ha dado el blog son muchos.

      En realidad, los días más felices son aquellos en los que terminas derrengado, que no has dejado de hacer cosas que te han llenado de satisfacción.

      Muchas gracias, un abrazo para los cuatro.

      Eliminar
  14. Quiero aprovechar tanta sinceridad para decirte lo orgullosa que estoy de tenerte a mi lado. Mi entusiasmo siempre lo reconozco en tu motivacion. Me encanta escuchar tus opiniones y me entusiasma ver como te empapas de conocimiento y lo trasmites a los demas.
    Pero es tu capacidad de adaptarte a cada situacion lo que mas me fascina. Como has sabido parar, mirarme y ver que ahora yo te necesitaba.
    Y siento daros envidia pero disfruto profundamente de verle a nuestro lado, otra vez.
    Estoy segura de que no dejara del todo ni el blog ni a sus nuevos amigos. Pero tambien estoy segura de que aun será mas intenso aunque menos frecuente. Tambien porque a pesar de todas las dificultades, hoy somos mas felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego te doy una respuesta más detallada.

      Será una ampliación de un concepto que se resume en "gracias".

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Gracias, Ramón. (((aunque ya sabes quién era el alcalde)))

      Eliminar
  16. Amigo Alberto, te echaré de menos.Aunque últimamente he dejado de responder a tus articulos, los he leido, y con algunos me he reido, con otros he llorado pero todos han dejado huella en mi, espero que recuperes a los tuyos, tu vida con ellos, a veces somos un poco crueles con los que tenemos alrededor, y consideramos que nuestros trabajos son más importantes, pero no es así, me alegro de que alguno, como tu, reflexione y vea qué es lo que importa. Nos vemos por las calles de esta ciudad.
    Un abrazo y mi enhorabuena a los tuyos, por recuperarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Lucía. Ya habrás comprobado que, después de pensarlo, decidí que, como Joe Rigoli, "yo sigo".

      Y te aseguro que me gustaría seguir contándote entre las seguidoras del blog.

      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  17. Tres años ya!!!!!! Esperamos que sean unos cuantos más. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras el cuerpo aguante (y la autoridad lo permita)...

      Eliminar
  18. Eres una caja de sorpresas. Espero leer con tranquilidad la entrada esta noche.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Leer es una cosa y comentar algo otra. Suele ser característica de tu blog no dejar indiferente y necesitar algo de tiempo para rumiar. En mi caso, que soy lento en general.

    ResponderEliminar
  20. Esta entrada es de una sinceridad y claridad poco vistas en la red, creo. Sigues con el blog, y eso es una buena señal para ti y para los demás que te leemos. Ahora entiendo mejor tu interés por S. Sontag y su libro sobre la enfermedad. Y tu interés por los demás libros también.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susan Sontag es interesante siempre. He leído el libro del cáncer, no quise hacerlo con el del sida, que venían en el mismo volumen. Sé que tiene uno de fotografía, que imagino es el que te ha interesado a ti.

      La fotografía es una deuda que tengo pendiente conmigo, y también con mi padre, que sé que no voy a cumplir. He alcanzado esa incierta edad en que no me preocupa en demasía darme cuenta de algunas de las deudas que no cumpliré, centrado en aquellas que creo que sí seré capaz de conseguir.

      De un tiempo a esta parte, sin saber cómo, me salen frases así.

      Gracias.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias