jueves, 12 de noviembre de 2015

Educación o Formación. Las zarandajas de un nombre

Nos enzarzamos en discusiones.

— ¿Qué es educación?
— ¿Cómo debe ser?
— ¿Qué es formación?
— ¿Acaso no es lo mismo?

No nos preocupa que el nombre cambie su esencia.
Lo relevante es qué se entiende con una determinada denominación.
Por eso nos detenemos en la definir las cosas importantes.

No son discusiones bizantinas; lo son, en todo caso, nominativas.

Indican un camino a recorrer.


"Niño" - Montecruz

Éxodo: “Hacia la tierra prometida”

———   Educación   ———

Los padres asumimos por voluntad propia la responsabilidad de educar a nuestros hijos, desde el momento de su concepción.

Tres ámbitos decisivos son competencia preferente, si no exclusiva, de los padres:

— Las costumbres. Los modales. Usos culturales y tradiciones.
— Relaciones con otros. Integración en el entorno familiar y social.
— La práctica continuada. Interiorización de hábitos. El ejemplo.

La lista no atiende a su importancia, sino a su orden de aparición.

En la labor educativa, los padres necesitan ayuda, por lo que delegan ciertas funciones en co-educadores especializados que contribuyen en sus áreas específicas de conocimiento. Son sus maestros, profesores, monitores, entrenadores, tutores, ...

Conviene recordar que, pese a que determinadas tareas puedan delegarse, la responsabilidad se comparte.

Existe una educación sistémica, establecida en determinados círculos (familia, escuela, actividades extracurriculares), y otra educación, no sistemática, que se produce porque los hijos viven en un mundo real, en el que sus amigos o su entorno ejercen una influencia creciente conforme pasa el tiempo.

A medida que crecen, los hijos deben aceptar el papel que sus padres ejercen, como primeros educadores y como responsables principales en los ámbitos descritos.

*****

Ayudar a crecer.
Favorecer la autonomía e impulsar la búsqueda de la independencia.
Preparar para lo imprevisible.
Pasar de lo general a lo específico.
Orientar hacia una adaptación del aprendizaje.

*****

La educación es un proceso ineludible, en el que interviene toda la sociedad, y de la que toda la sociedad es beneficiaria.
A pesar de ello, no tiene un carácter finalista.

"Comer" - Montecruz

Planteamientos reduccionistas cercan el ámbito de la educación y lo localizan en la escuela. La falta de idoneidad de este acercamiento se comprende cuando el más corriente de los ciudadanos, John Doe, es capaz de considerar cuándo un muchacho es un maleducado, careciendo de conocimientos para saber qué es la aritmética, la gramática o la trigonometría.

———   Formación   ———

Es específica.
Atiende a un objetivo concreto: la adecuación al puesto de trabajo.
Se despliega en planos que se superponen: conocimientos y habilidades (instrumentales y relacionales). Más detalles en el enlace.

Es el único campo en el que se pueda hablar, con propiedad, de empleabilidad.

Por añadidura, es imprescindible que la Formación resulte útil.
Un requisito inevitable pasa por su profesionalización:

— Los profesores tienen que ser profesionales.
— La Formación debe conducir a cualificaciones de profesionalidad.

"Curso" - Montecruz

La vida es un viaje sin trayecto definido.
Todo recorrido supone la transformación de quien viaja.

“Polvo eres y en polvo te convertirás”

*****

El Pentateuco Educativo es un proyecto abierto.

Big-bang. Contó con un teaser, a modo de presentación del plan de actuación.
(No se considera parte del proyecto, stricto sensu)

Génesis. En el episodio piloto se conoció al protagonista.
Éxodo. Actúa de prólogo. Determina algunos límites y señala un destino.
Levítico. Manual para elegidos. Elitismo. Cohesión interna.
Números. Babilonia en lugar de Salomón. La minuciosidad.
Deuteronomio. Conclusiones que anuncian una despedida.

*****

Para quien crea que el plan lo anuncia todo, recuerdo que el ingrediente secreto de esta receta no ha aparecido mencionado todavía.

Pero, al final del camino, como el padre de Po hizo con Po, descubriré ante todos cuál es el ingrediente secreto.
Que, por otra parte, llevaba años oculto.

*****

Como despedida, ha venido a acompañarme uno de los músicos más cool de la escena musical británica. Él es Paul Weller, antiguo devorador de mermelada y fundador junto al teclista Mick Talbot, del Consejo más lleno de estilo que dieron nunca los ‘80s.

Interpretarán, con las intervenciones estelares de DC Lee cuando se sienta cómoda, cinco temas que explicarán la verdadera historia del Éxodo, y que permitirán a la audiencia renovar su gusto y sus deseos de asistir a la siguiente temporada de este Pentateuco Educativo, removedor de conciencias.


———   (Continuará...)   ———

2 comentarios:

  1. Es complicado comentar este artículo, Alberto, hay ahí demasiadas cosas, así que me limitaré a (imitando tu estilo) dejar algunas observaciones muy breves:
    -Los chistes son muy buenos. Recuerdan al estilo de El Roto. Desconocía a Montecruz, pero me lo apunto. Son cáusticos y con enjundia. Con respecto al del niño que dice lo de comer, estuve hace años en un colegio que daría para escribir un libro.
    -Esa frase de que los profesores tienen que ser profesionales la suscribo al mil por cien. ¡Cuánto mejor estaríamos si todos la tuviéramos en cuenta!
    -¿Educación o formación? Después de 32 años como profesor, te diré que para mí no hay diferencias. Hoy he enseñado a comentar a Gonzalo de Berceo y a determinar la estructura interna de un texto; además de eso, a unos cuantos les he puesto un cero por no traer los deberes y a otro le he dicho que en clase no hay que estirarse. Cuando me iba del instituto, me he encontrado a dos energúmenos dándoles patadas a las taquillas; les he hecho notar que eso no se hace y encima han querido vacilarme. Resultado: me temo que a ambos la jefatura de estudios les va a poner una sanción. ¿Qué es lo que hago, Alberto, formo o educo? Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El artículo es complicado porque el tema es complicado. Pretender agotar en un artículo las ideas de uno mismo sobre un asunto de tal complejidad es una vana pretensión (o una muestra de la escasez de ideas propias).
      Sobre la educación (de la que se lleva discutiendo desde siempre) se pueden hacer distintos enfoques y, en el momento actual, en el que Marina está en el centro de una polémica de amplia difusión, resulta difícil evitar la atracción de tratar determinados aspectos que, estando en boca de muchos, no excluyen otras formas de ser afrontados.
      Me gusta tomar riesgos y, una de las formas de hacerlo, es presentar otro punto de vista. No es que busque llevar la contraria, es que me gusta ir por libre.
      *****
      Me interesa la educación. Soy padre, soy psicólogo, estoy involucrado en la construcción de la sociedad en la que vivo e intento contribuir, en la medida de mis posibilidades, con mis ideas en este humilde blog en el que escribo.
      No es el único tema que me interesa, porque soy una persona de un amplio rango de intereses y, dado que mi blog refleja mi persona, también es un reflejo de mis (pre)ocupaciones.
      He escrito más veces sobre la educación, sobre la enseñanza, sobre los hijos, sobre el mundo que cambia, sobre variedad de asuntos. Lo hago con enfoques personales, buscando su singularidad y tratando de que no haya una manera habitual de hacerlo. La búsqueda de una variedad estilística me preocupa, por lo que no todos mis escritos están redactados con frases breves o de apariencia inconexa (como sí es el caso en éste). Para facilitar el que alguien pueda curiosear en asuntos que haya tratado con anterioridad, presto especial atención a etiquetar los artículos y ayudar con una densa nube de tags. Puedes seguir esa vía para mirar otros temas que haya revisado antes.
      *****
      Este artículo se enmarca en una serie de cinco (del que es el segundo), que he llamado "Pentateuco Educativo", que estás invitado a seguir, en la que presentaré más ideas y en la que, en la última de ellas, hablaré de mi personal aportación. Como puedes imaginar no puedo dar más pistas al respecto, porque el misterio debe ser preservado.
      *****
      En este capítulo me interesaba diferenciar "Educación" y "Formación", que son dos cosas distintas. Intentaba explicarlo, pero veo que no lo he hecho bien.

      Educación es preparar para la vida. Es lo que hace un profesor en un colegio o un instituto. Hay un Ministerio que se ocupa de supervisar el proceso.
      Formación cabe en el Ministerio de Trabajo, bajo el paraguas del INEM. Tiene que ver con el empleo.
      Es una distinción grosera, lo sé. En el artículo trataba de hacer la delimitación de una manera más sutil.
      *****
      Soy profesional de la Formación. Me interesa cómo y por qué se hace, pero no quiero olvidar para qué se hace. Presenté una ponencia explicando mis ideas y se enlaza en este mismo artículo.
      *****
      Respondo con tanto detalle, porque tu comentario me ha parecido amable y, lo que he leído en tu blog me hace pensar que estás preocupado en aportar tu experiencia y conocimientos en tu ámbito profesional, de la misma manera que yo me siento implicado. He seguido comentarios y debates en tu blog y en otros y creo que tienes bastanto claro lo que opinas.
      Pero yo carezco de información suficiente para valorar lo que haces.
      Tampoco me atrevería.
      Y si lo hiciera, estaría intentando explicar una catedral mirando una de las piedras. No me interesa evaluar a un profesor (tú), me interesa contribuir a entender un proceso.
      *****
      Gracias por tu paciencia y espero que el debate continue. El futuro de nuestros hijos está en juego.
      Un saludo.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias