jueves, 5 de enero de 2012

Lo sabía

Puedo documentar perfectamente la secuencia de acontecimientos:

Foto: 88mm.ch

Miércoles, 19 de abril de 2005. Quedo con un proveedor, a las seis de la tarde, para tratar asuntos pendientes. Entramos en un bar y nos quedamos sorprendidos al ver que, los parroquianos presentes en ese momento, estaban todos callados y mirando con suma atención las imágenes de la TV. Ni se respiraba. Se mascaba la tensión en el ambiente. Los que en ese momento llenaban la barra, mordían el palillo, echaban una calada (todavía se podía) o daban un trago al catalítico.

La TV se encontraba encima de la puerta, con lo que tanta atención concentrada en nuestra dirección, nos dejó ligeramente atenazados. ¿Qué estaría pasando? De forma previsible, giramos nuestras cabezas y vimos una escena que nos resultó difícil de comprender: alguien vestido de rojo, tocado con un extraño sombrero a juego, hablaba en un lenguaje incomprensible para nosotros. Estaba flanqueado por dos personas ataviadas con blusones blancos, una de ellas sujetando el cartapacio más rojo y más grande que haya visto nunca, mientras la otra sostenía, a la distancia de un metro, un micrófono, gracias a que éste se había embutido en una especie de varita.

Iba diciendo:

Eminentissimum ac Reverendissimum Dominum,
Dominum Josephum
Sanctæ Romanæ Ecclesiæ


Entonces no lo pude entender, pero ahora lo puedo explicar.

Juan Pablo II había fallecido unos días antes, el 2 de abril. Para elegir a su sucesor como Obispo de Roma (y, por tanto, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica) se celebró el Cónclave que se iniciaría el 18 de abril. Tras dos ocasiones en las que se pudo ver humo negro, a las 17:50 se observó una fumata blanca. Había acuerdo del Colegio Cardenalicio para elegir nuevo Papa.

A las 18:04 se produjo un repique de campanas, confirmando la buena nueva y, unos minutos después, el Cardenal Protodiácono, el Arzobispo chileno, Cardenal Jorge Medina Estévez, era el encargado de anunciar al mundo, Habemus Papam —“tenemos Papa”—.

Asomándose al balcón principal del Vaticano, saludó a los fieles presentes:

Fratelli e sorelle carissimi [italiano]
Queridísimos hermanos y hermanas  [español]
Bien chers frères et sœurs  [francés]
Liebe brüder und schwestern [alemán]
Dear brothers and sisters [inglés]

Y procedió a la lectura de la fórmula oficial, en latín.

Annuntio vobis gaudium magnum; [Os anuncio un gran gozo]
¡Habemus Papam! [Tenemos Papa]
Eminentissimum ac Reverendissimum Dominum, [El Eminentísimo y Reverendísimo Señor]
Dominum Josephum [Señor Joseph]
Sanctæ Romanæ Ecclesiæ Cardinalem Ratzinger [Cardenal de la Santa Iglesia Romana Ratzinger]
qui sibi nomem imposuit Benedicti XVI [que ha adoptado como nombre Benedicto XVI]

Adjunto el vídeo del momento narrado.



Volvamos a nuestro bar. Toda la barra miraba hacia la TV. El Cardenal Medina Estévez lee y, tras “Sanctæ Romanæ Ecclesiæ Cardinales [brevísimo respiro] Ratzinger” viene una larga pausa. El alborozo se extiende entre la gente que se encuentra frente a la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, pero en nuestro bar, nos tomamos las cosas con más calma. Un parroquiano sentencia, para romper el silencio:

“Lo sabía”.

Nadie se atreve a contradecirle.


Siempre ha sido el ejemplo que conozco que mejor resume el carácter de lo español. Acodados en la barra de un bar, explicamos el mundo a quien quiera oírnos. Sabemos de todo, pero ya lo sabíamos de antes. Es un caso crónico, y generalizado, de Jà vérais vu.

La única explicación que se me ocurre, proviene de la excesiva exposición a los modelos implantados en el subconsciente colectivo por la TV. Tantas horas de sobremesa seguidas viendo a Jessica Fletcher, no pueden ser buenas.



Recuerda el plan: una venerable viuda —de edad incierta, pero madura—, ejerce de detective aficionada, mientras viaja por el mundo promocionando sus novelas de detectives. Lleva consigo el gafe: a la par de muertos, deja, a su paso, conocidos y familiares a los que policías novatos eligen como sospechosos. Su intervención brillante desenmascara al verdadero culpable no sin que, previamente, los guionistas nos hayan hecho sospechar de todos los participantes en la función.

El mismo esquema de convertir en sospechosos a todos los presentes, lo siguen otras series clásicas de TV, aunque destacaremos sólo tres: Poirot —el cargante detective belga creado por Agatha Christie—, la anciana Miss Marple —obra también de Christie y precuela inspiradora de la Fletcher— y Misterios S.A. —serie de dibujos animados protagonizada por el inefable perro tragón Scooby Doo y sus acompañantes—.







Las costumbres que se inician de pequeños y se fomentan por su repetición en el ámbito familiar, tienden a consolidarse a lo largo del tiempo. Los que crecieron con Scooby Doo, Hercules Poirot, Miss Marple o Jessica Fletcher han aprendido —irremediablemente para nosotros— a que cualquier mínimo detalle puede ser una pista y que detrás de las caras más inocentes puede llegar a encontrarse el rostro de la maldad. Porque, avisados como ya estamos, ávidos de resolver problemas folletinescos, creemos que nos las sabemos todas. ¡A otro perro con ese hueso! ¿No se creería que me podía llegar a engañar a mí?

Aprendemos a desconfiar de todo el mundo y así, siempre se cumple que el culpable era alguien de quien —de uno más— yo ya había sospechado.

“Lo sabía”


Volvemos al mundo real; en el fondo no hay nada más real que la barra de un bar. En casi cualquiera de las barras de este país, hoy, se ha hablado de los Reyes. Y en casi cualquiera de las barras de los bares en las que se ha hablado de los Reyes, se ha hablado de los yernos de los Reyes.

A mí me han encomendado, me han preguntado, han tratado de animarme a que afronte el tema del que todo el mundo habla hoy y, rompiendo mi principio de no hablar de religión, ni de política, cederé y dejaré de hablar de Dios, para ponerme a hablar de los hombres.

Foto: abbilder

Ahora es fácil decir qué opinión tiene uno de Urdangarín o Marichalar y compararlos con Felipe. Pero, después de casarse con la infanta, cuando se retiró en 2000 con 1.97 de estatura, ganador de dos medallas olímpicas de bronce en balonmano, 154 veces internacional con la selección española, 6 Copas de Europa con el Barça (91, 96, 97, 98, 99, 00) o 10 Ligas ASOBAL, también con el Barça (88, 89, 90, 91, 92, 96, 97, 98, 99, 00), entonces era más fácil verlo de otra forma. Se le comparaba con Marichalar y todo el mundo se formaba una idea parecida de quién le resultaba más confiable.

Pero ahora que sustituye a Bono en el papel de figura pública “aloe vera” (Cuanto más se le estudia, más propiedades se le descubren), todo el mundo coincide en descubrir que algo raro ya habíamos olido. “Lo sabía”.


He encontrado unas declaraciones en las que el interesado anuncia su defensa de las generaciones interactivas. Ahora ya sabes lo que significa interactivo: “Tú me das, yo te doy”



El único que lo vio claro y lo anunció en la TV, lo hizo con Jesús Quintero:




Él sí que “lo sabía”.
 

13 comentarios:

  1. Felices Reyes Magos a todos y que nos sigan trayendo el "común sin sentido"

    ResponderEliminar
  2. Pues yo siendo un poco Miss Marples, NO LO SABÍA, no tenía ni idea, ni la mas remota sospecha, ya no por él, sino por la Princesa, tan discreta ella,tan recatada.

    ¿Nos preguntamos si ELLA TAMBIËN LO SABÍA? ¿Es posible que una esposa ignore todo eso, que no le hiciera ninguna pregunta? "Oye cariño, ¿como podemos tener esta casa si tú sólo tienes un puesto de trabajo, si ganas sólo... tanto....?"

    !Vaya cumpleaños el del Monarca! La familia fracturada por el mayor escándalo que la Familia Real pudo tener desde el Golpe de Estado de los 80.Después del trabajo del Rey para contribuir a al logro de una España democrática...Qué lástima, que "marrón".
    Vamos a mantener su presunción de inocencia hasta que se aclare todo, aunque de verdad, no pinta nada bien el asunto.

    Me parece que aquí el cuento ha ido al revés: En vez de convertirse en Principe con un beso, éste "Principe consorte", Adonis de 1, 97, con los besos de la Princesa, se ha convertido en RANA!
    ¿Y quien va a tener que tragarselo?
    "Croack, croack"
    Que lo paséis todos bien hoy!
    Nina

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Ya no creo en los reyes!!
    Ya no creo en cuentos de principes y princesas, y mucho menos en infantas y consortes.¡Me han quitado la ilusión!

    Yo no lo sabia, soy pro monarquía, inocente y me han decepcionado, lo peor de todo es que ya no sé si confiaré en los que quedan.

    ResponderEliminar
  4. P.D. Sobre "LO SABIA:
    Me olvidé decir que:
    Lo que sí sé es que éste tipo de escándalo va a plantear serios problemas para TODAS Las Casas Reales de Europa. Lo que afecta a una Casa afecta a las demás ya que hay movimientos anti monárquicos en todas partes que utilizarán éste escándalo para moverles los tronos a los Reyes y Reinas de Europa, como lo hicieron con " Dianagate " y con La Fergie.

    Sabemos que El Pueblo de Europa cuestiona desde hace tiempo la necesidad hoy día de una Realeza.No es de extrañar que Felipe esté enfadado y distanciado de su cuñado y de su hermana. Las cosas se pondrán difícil para él y para Letizia en un futuro.

    Me imagino a algunos Reyes y Reinas llamando por teléfono a Don Juan Carlos " Mira, Juanito, barre bien tu casa, que el horno no está para bollos".
    Nina

    ResponderEliminar
  5. Creo que el que está hecho polvo es el Príncipe Felipe, porque se enteró que los reyes son los padres y su cuñado el hombre del saco-
    Fdo. Eu nun fun.

    ResponderEliminar
  6. Hola Alberto.
    Creo que hasta la monarquía es ambiciosa, tienen y aun quieren más...
    Ha sido una vergüenza, sobre todo por las personas que no tienen nada y aun así comparten lo poco que tienen.
    Que sirva para que vean que todos somos iguales ante la ley, o así debería ser.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Jesus: gracias por tu ánimo, pero ten cuidado con los que deseas; es posible que se cumpla.

    Nina: sin profundizar demasiado, creo que cuando el Rey se olió algo, mandó investigar y, al descubrir la trama de la Fundación Nóos, dijo textualmente a Urdangarín: "vete de España, para que el marrón no Nóos salpique". Afirmar que la ley debe ser igual para todos es una pura bajeza moral y una mentira en toda regla: él sabe que es, por ley, intocable. Dejar que su yerno sea el único culpable es de una cobardía real.

    mlllar: puedes seguir siendo promonárquica, pero buscarte otros que te gusten más que estos.

    Nina: eso estaría bien. Que se preocupen y se llamen entre ellos (total, las llamadas y los analgésicos -reales- los pagaremos entre todos).

    Anónimo: El principito tiene que preguntarle primero a la Leti cómo le afectará esto a su imagen.

    EriKa: NO SOMOS TODOS IGUALES ANTE LA LEY. No dejes que te engañen con eso.

    Saludos. Todavía me queda un argumento para utilizar. No lo había empleado en el artículo, lo reservaba para los comentarios, pero todavía no me habéis forzado a utilizarlo. Os animo a que me provoquéis.

    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Pues hala Alberto....Yo te provoco, Yo te provoco, yo te provoco.
    Un beso
    Nina

    ResponderEliminar
  9. Nina: ya ves que hace falta poco para provocarme. El argumento es una idea que pasa por mi cabeza desde hace mucho tiempo, pero últimamente se repite más a menudo que nunca. Se basa en una pregunta a la que yo no he encontrado respuesta: ¿por qué se supone que si una persona no es monárquica, debe ser, a la fuerza, republicana? ¿No existe ninguna alternativa para los que no nos sentimos ni monárquicos, ni republicanos?

    Me gustaría encontrar una respuesta; eso podría significar que existe una alternativa viable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ¿No tendrá que ver con la historia de España, quiero decir COMO se desarrolló la Izquierda y la Derecha antes, durante e inmediatamente después de la Guerra Civil?


      Es curioso porque allí tenemos a La Republica Francesa con un Presidente de Derechas. A Alemania que es una república y Merckel es de Derechas, Portugal, una Republica siendo su gobierno de derechas, Irlanda lo mismo e Italia también.
      No soy la persona adecuada para abordar este tema, siendo Guiri, pero la izquierda en España fue el bando republicano (rojo), contra el frente popular, que en un principio eran republicanos de derechas pero se convirtieron en fascistas. Igualmente la izquierda se radicalizó y los rojos tiraron hacia el marxismo revolucionario. Pero eso fue cuando estalló la guerra, no durante la república donde sí había derecha e izquierda republicana y democrática.
      Aqui la gente ASOCIA Republicano con ROJO y no tiene que ser así. Se debería de poder estar bien en una República democratica, siendo de derechas o centrista y sin ser monarquico.
      Nina

      Eliminar
    2. Nina: el día que decida hacer artículos sobre política en el blog, lo dedicaré a hablar de las "etiquetas" "prejuiciosas" y "orgullosas" de derecha e izquierda. "Redduccionismo" para "cuatro" gatos.

      Nota 1: Las comillas enlazan a artículos que abordan esos temas.

      Nota 2: La política está justo en el límite de mi blog. Sé que has leído "el tiempo es un canalla" y me consta (a pesar de que dejé sin comentar) tu apunte sobre que los límites que uno se pone, son los que nos deben mayor nivel de exigencia. Así que, llego AHORA justo hasta aquí.

      Nota 3: Me encanta el nivel de exigencia que me pones. El nuevo formato favorece el diálogo todavía más.

      Un beso

      Eliminar
  10. EL MEJOR REGALO ES TUS ARTICULOS. GRACIAS

    ResponderEliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias