martes, 4 de junio de 2013

Algunos objetivos

Tras haberse opuesto abiertamente a la Segunda Guerra Mundial, Gerald Holtom, artista británico, diseñó su logo para el desarme nuclear, que sería utilizado en la primera Aldermaston March, del 4 al 7 de abril de 1958, en oposición a la “Guerra Nuclear”, como parte de la “Campaña para el desarme nuclear”. Posteriormente, el movimiento hippie se apropiaría de él; su uso extendido lo convirtió en uno de los símbolos de la paz.

Un gran objetivo. “Por supuesto”.


"Peace" Foto: Celeste Damiani

Conceptualmente el logo es de una extrema simplicidad. Empleó el semáforo, el Código de señales usado por la OMI (Organización Marítima Internacional) que utiliza banderas y resulta apropiado en condiciones de buena visibilidad.

Dado que tenía como objetivo el desarme nuclear (“Nuclear Disarmament”) integró las correspondientes letras del alfabeto.

"Descifrando el código" Foto: mashroms

La paz. Un objetivo de alcance universal.

“Of course”.

Apoyado colectivamente.

"Acción por la paz" Foto: Niconectado

*****

Karl Benz y Gottlieb Daimler inventaron en 1881, en Alemania, de forma independiente, el motor de combustión interna. En lugar de competir, decidieron integrarse en la misma compañía.

A principios del siglo XX, contaron con un notable distribuidor, Emil Jellinek, diplomático, empresario y hombre de mundo, de origen austro-húngaro. Participante en carreras de coches, empezó a apuntar sus pedidos como llamaba a su hija, Mercedes; con el tiempo, daría nombre a la firma.

El famoso logotipo con la estrella de tres puntas rodeada de un círculo, fue diseñado por Daimler. Simboliza la capacidad de adaptación de sus motores para su funcionamiento por tierra, mar o aire. Los laureles, símbolos de la marca Benz, se integraron en un logo perfectamente reconocible.

"Mercedes" Foto: garryknight

La ostentación y el exceso fue una seña de identidad en parte de la comunidad negra en los 80s (y siguientes). Uno de los símbolos de status era llevar mucho oro encima y adornarlo con las estrellas de Mercedes, colgando como si fueran medallones.

Barracus, miembro del equipo A, es recordado por su corte de pelo mohicano, sus problemas para controlar sus accesos de ira y su miedo a volar. Su gusto por el exceso —y su afición a llevar chatarra colgando del cuello— apuntan una explicación pavloviana en la aversión asociada al pitido que el arco de control de acceso emitía cada vez que, infructuosamente, trataba de acceder a un avión, sin estar drogado.

Como quiera que fuera la cosa, supuso un modelo para muchos. El desarrollo descontrolado de conductas imitativas y la falta de respeto a la propiedad ajena, condujeron a que la casa alemana decidiera integrar el logo en la carrocería del vehículo.

"A ver cómo haces para llevártelo ahora" Foto: FroyoNation

La ambición, combinada con el deseo de aparentar y resultar intimidante, dejan expuestas las verdaderas intenciones del que así actúa.

A nadie le gusta la ambición, la ostentación y la avaricia, cuando son ajenas.

“Por supuesto”.

*****

Estamos sometidos a tanta tensión que, en ocasiones, se nos ocurren medidas drásticas con las que resolver, taxativamente, los problemas que afrontamos.

Mi amigo Deploreibol lo tiene claro: “Un tanque es la mejor solución”.

Todos rechazamos el uso de la violencia. No parece concebible que alguien haya tomado una determinación así.

“Of course”.

Pero quizá, en algunas ocasiones, se me ocurren ideas, encuentro atajos, me planteo modos drásticos de terminar con todos esos que creo que se lo merecen de veras. Aquellos que, desapareciendo, conseguirían que el mundo fuera mejor.

No lo tomo en serio. Por supuesto que no. No me crean capaz de hacerlo. Hago todo lo posible para controlarme.

“Of course”.

Aunque quizá —“but maybe”— me sienta tentado a comportarme como un antisistema y  poner a alguno en el punto de mira.

"En el punto de mira"

Es posible que, aceptando sin cuestionar tantos “por supuesto”, mientras se alienta la visión egoísta de este mundo moderno que no deja de cambiar, estemos dejando mucho espacio para demasiados “but maybe” que sólo pretenden eliminar al que (nos) molesta.

Que, curiosamente, suele ser percibido como diferente y, por eso, extraño.

Y, quizá, prescindible.


*****

En ocasiones me cuesta distinguir los logros colectivos, las aspiraciones orientadas hacia lo propio y las lacras sociales, si sólo atiendo a su forma de mostrarse, a su apariencia externa.

*****

El martilleo de ese ritmo pis–benz–pum, pis–benz–pum, pis–benz–pum, repetido sin parar, me obsesiona, me hipnotiza y me levanta jaqueca.

10 comentarios:

  1. El pensar en atajos y métodos drásticos es un pasatiempo magnífico. Por supuesto que no se trata de llevarlos a cabo pero... ¿qué sería si no de tantos y tantos blogs (empezando por el mío)?

    Hermosas reflexiones finales, por cierto.

    Y qué grande Louis C.K. No conocía este vídeo, pero desde ahora pasa a estar entre mis favoritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconocerás el plan: un paseo con el perro, con calma, dejando que juegue, mientras aprovechas para observar y elucubrar (palabra que, desde la llegada de los smartphones está en vías de extinción).

      He hecho un estudio y en cada caminata (término medio 90 minutos) pongo en el punto de mira a unos siete u ocho tipos (en días normales). Eso supone que imagino modos de cargarme a alguien una vez cada (divido 90 minutos entre ocho y me llevo dos de los del comentario de la radio que escuché antes de empezar), así que (90/8 + 2).... mierda. Otro más para la cuenta.

      Qué-sé-yo, joder!!!

      Un montonazo de tipos que, HOY, he pensado en cómo haría para cargármelos y hacer el mundo mejor.

      Terapéutico.

      Eliminar
  2. En vez de responderte desde mi blog, lo hago por aquí Alberto:

    Me ha encantado. Ya sabes que soy fan de Louis CK y cuando leí el primer "of course" me entró un escalofrío pensando "¿Se referirá a...?" Simplemente genial. Y muy interesante.

    PD: Te he encontrado en tuiter. Seguiré tus escritos desde allí y desde blogger.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santiago, gracias a ti por darme una idea para cerrar una historia con la que llevaba tiempo trabajando.

      Tuiteo todos los artículos, pero desconozco cómo funciona ese engendro. Tengo el modo viejuno permanentemente activado y bloquea las frecuencias cerebrales que interfieren con la comprensión de su lógica interna.

      Yo te seguiré por la vía más sosegada de un lector de RSS. Espero que seas más regular. Me alegras el día cuando te animas a publicar.

      Saludos

      Eliminar
  3. espectacular monologo sobre las paradojas del ser humano, Todo es discutible, toda acción siempre puede ser juzgada de diferente manera. creo que desde que la ética ya no es ética. Cuando la ética es cambiante según de donde venga , del periodohistórico, o la necesidad social siempre habrá un Of Course y un Maybe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La puñetera idea de lo políticamente correcto nos convierte en seres anodinos, aburridos y perfectamente previsibles.

      Me alegra encontrar a los que se atreven a decir lo que piensan (ellos mismos, sin tener que repetir a otros). Eso tan infrecuente hoy en día.

      Gracias, Bernardo. "Of course".

      Eliminar
  4. Desconocía el origen del logo ni me había planteado el resto. Ilustrándome por aquí. Un abrazo, Alberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Johnny. Si dispones de tiempo, echa un vistazo al monólogo de Louis CK: lo más destacable de todo el asunto.

      Un abrazo.

      PD - Creo que he sido capaz de contingentar el avance de la plaga...

      Eliminar
  5. Desconocía lo de el logo, muy interesante. Escucharé lo de CK cuando tenga ancho de banda :).
    Curioso sustituir el número de veces que piensa un ciudadano en sexo a lo largo del día por el número de tipos que te cargarías. Algo falla. Dicen que cuando falla la justicia aparecen los justicieros. A mi modo de ver ya están tardando en aparecer y cuando aparecen, como el policía que disparó a su director de banco, equivocan el disparo. Hay que apuntar p'arriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una tesis radical, Alberto, basada en el elemental principio de que conductas compulsivas ("me gusta", "compartir", "tuitear", "retuitear") son las que justifican el hecho de que se las conozca como redes sociales: mi ansia de desquitarme, se esfuma utilizando el pulgar y no empleando el índice (en un gatillo).

      Seguramente, deberé elaborarla más.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias