miércoles, 25 de septiembre de 2013

¡Vaya par de cracs!

"Intervención revolucionaria. Le implantaremos una cadera con graffitis"

[Extracto de una conversación mantenida entre Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real, y JC I, superviviente]

— ¡Vaya¡ ¿Cómo ha sido?
— Catacroc, a tomar vientos.
— ¿Así que fue traumático?
— Sí, claro. Primero la Sofi, que anda mosca con lo de Corinna y ya no quiere jugar al chinchón.
— Le está chinchando.
— Mucho; porque ella juega a la griega y las escaleras se le van a la mierda cada poco.
— Normal.
— Luego está el asunto de los yernos. Uno que se piró y el otro que parece estar pirado.
— ¿Y eso?
— Recóncholis, cómo se le ocurre poner de nombre a la empresa Nóos. Si parece el nombre de un puto perro.
— Can.
— Puede.
— ¿Cómo que puede?
— Que can en inglés es puede. Corinna me ha dicho.
— Ya.
— Y luego mi hijo.
— ¿Qué le pasa?
— Está tonto. Mira que le digo que salga de farra con hombres. Que no puede estar todo el día metido entre mujeres. Y sólo se le ocurre quedar con Sabina, que cantará muy bien y eso, pero ya no le pega como antes. Le dije que hiciera pandilla con Bultó, que lleva una vida muy sana y es un tío muy majo.
— Disculpe, Don Álvaro se estrelló haciendo wingfly.
— ¿Se le atragantó la ensalada?
— No. Piñazo. Paracaídas no abrir.
— Joder. Eso sí que fue traumático.

*****


*****

Actualización:

Bernardo Dual (enciclopedia musical ambulante) propone una mejora, llena de sustancia.
Los Enemigos: Yo, el Rey (de La vida mata, 1990)


5 comentarios:

  1. Menos mal que un Jefe del Estado, Rey además, no tendrá que pasar por el arco en los aeropuertos, porque si no, le iba a estar pìtando todo el puto día, aunque se quedara en pelotas, como aquél del anuncio.... No iba a poder coger ningún avión a tiempo, el pobre.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que un Jefe del Estado, Rey además, no tendrá que pasar por el arco en los aeropuertos, porque si no, le iba a estar pìtando todo el puto día, aunque se quedara en pelotas, como aquél del anuncio.... No iba a poder coger ningún avión a tiempo, el pobre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me contaron un chiste: un autoestopista lleva mucho tiempo esperando y nadie le coge. Ya está empezando a cansarse; lleva como 6 horas o así. Al final, pasa un carro, hecho una birria, asqueroso, que va al mismo sitio que él. Va a hacer como que le sirve, aunque el carro esté en condiciones deplorables. Decide montarse y no discutir y decir que amén a todo lo que le diga el gañán, pero éste no habla. Después de un cuarto de hora de ir en silencio, el autoestopista, que no puede soportar el silencio tenso, dice:
      - Pues sí...
      - Pues no -contesta el gañán-. Y, como el carro es mío, te bajas a la puta carrera.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias