domingo, 28 de diciembre de 2014

Premios “Común Sin Sentido”

Academia Común Sin Sentido, presenta: La gran gala de las sonrisas. Logo: Raúl LC

En una concesión al gusto por el despropósito que manifiesta el costumbrismo social, la Academia CSS (fundada y creada con objeto del presente acto) ha tenido a bien reunirse, en sesión única, para otorgar las tres distinciones a los personajes más destacados del año 2014, en tres categorías:


1 — Cultura


Como motor dinamizador de la actividad juvenil y, muy especialmente, como inevitable fondo sonoro de un verano machacón, la Academia CSS ha decidido reconocer los indudables méritos de una canción que invita al baile, o al suicidio, permitiendo la mezcla de edades en su completo rechazo o aprobación.

Enrique Iglesias (Preysler) ft. Gente D’ Zona & Descemer Bueno: Bailando.




2 — Relaciones sociales


Reconociendo su demostrada capacidad para convertirse en “el perejil de todas las salsas” y, admitiendo que la inmadurez es un estado transitorio que se cura con el tiempo, la Academia CSS concede el galardón —basado en la presencia (ubicua), la insolencia (sin recato) y la habilidad de provocar inevitables reacciones inmediatas, casi pavlovianas, en una audiencia que no puede mantenerse indiferente (salivando de gusto, o soltando viscerales espumarajos)—, al personaje que ha revolucionado las tertulias de todo un país sin necesidad de despeinarse. Es, en una imposible vuelta de tuerka, Pablo Iglesias (Turrión).

Un sujeto caracterizado por su ausencia de contenidos programáticos, así como por sus notorios conocimientos del funcionamiento del engranaje de la política.

La otra cara de Eduardo Inda.


3 — Espectáculos de variedades


Nadie tan inclasificable se ha hecho presente en la escena nacional, en mucho tiempo. Nada hace suponer que la inteligencia y la locura sean excluyentes, para lo cual este pipiolo es una demostración suficiente. Por ello, la Academia CSS aprecia su capacidad camaleónica, su mimetismo, su demostrada pericia como saltador de barreras y agradece una frescura que debería ser imitada por cualquier mozo en sus periplos nocturnos. Otrosí, en un gesto de osadía inédita del que quiere dejarse constancia, se concede a (Francisco) Nicolás Gómez (Iglesias) el trofeo a la ambición versátil.

Como mérito accesorio, se reconoce en el zagal su oportunismo para recuperar un personaje extraordinario de una serie de libros escritos por René Goscinny, ilustrados por Jean-Jacques Sempé, protagonizados por un chico travieso, de unos seis años, con una viva imaginación, conocido como “el pequeño Nicolás”.

La versión cinematográfica dirigida por Laurent Tirard en 2009 es una verdadera delicia. Además de reflejar muy bien el espíritu de la serie de libros, cuenta con una maestra muy especial, Sandrine Kiberlain, quien es capaz de explicar con sutileza las emociones del pequeño Nicolás español cuando, en la intimidad de su boudoir, es capaz de agasajarse como (cree que) se merece: M’envoyer des fleurs.



“He decidido hacerme bien
Tomar un buen baño
Colocar mis fotos delante de mí
Comentarlas de arriba abajo

Voy a mandarme flores
A hablarme nada más que de mí
Elogiarme en voz alta
Rosas para felicitarme
Por ser yo

He decidido mirarme
Desnudarme delante del espejo
Desvelar mis cualidades
Adorarme de principio a fin

He decidido desearme
Inventarme tentaciones
Doblegarme a mis emociones
Volverme mi obsesión”

Traducción de la letra: Generando lecturas

La adaptación española cuenta con una profesora hippie (no hipster); pregúntenle a Buenafuente.

Para cerrar el affaire y delimitar influencias, es posible que muchos hayan buscado una inspiración remota en el protagonista, Frank Abagnale jr., de la película basada en su vida, Catch me if you can, —dirigida por Steven Spielberg en 2002, con un Leonardo DiCaprio estelar—, olvidando que, más próximo en el tiempo (hace un par de años) y el espacio (Gijón), un precursor suyo, Pablo Álvarez Meana, dejó huella en la red.



*****

Nada ha cambiado.
Será cosa de la fecha.
Con la(s) iglesia(s) hemos topado.
Hasta tres veces.

*****

Vuelvo a ver el logo del premio y lo comprendo todo.


2 comentarios:

  1. Indudablemente primeios mas que merecidos y acertadamente adjudicados. El de Cultura en todo caso hay miles de candidatos por lo que la selección debió de serte más que complicada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya.
      Lo que pasa que su apellido siempre le abrió todas las puertas.

      Eliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias