viernes, 13 de julio de 2012

La relojería: Propuesta de solución


Es una propuesta, porque supongo que habrá quien no la comparta.

--------------------------------------------------

Recuerdo el planteamiento inicial: Una persona (a quien, visto el desarrollo de los acontecimientos, negamos la etiqueta de cliente y catalogamos como potencial comprador), entra en una relojería y pretende pagar un reloj (cuyo precio es 300 €) con un billete de 500 €. Después de diversas peripecias se comprueba que el billete era falso y —dado que se le había atendido, se había conseguido cambio en la farmacia próxima y se le había dado la vuelta—, se preguntaba cuánto dinero había perdido el comercio.

"Claramente falso" Foto: dontmindme

Incluyo aquí el enunciado completo:

Un hombre entra en una relojería a comprar un reloj de 300 €. Le paga al dependiente con un billete de 500 €. Como es muy temprano, el dependiente de la relojería no tiene cambio. Coge el billete y va a la farmacia que está al lado para que le cambien el billete de 500 € por billetes de 50 €.

Vuelve y le da el cambio al cliente.

Más tarde, el dueño de la farmacia le dice al de la relojería: "Este billete de 500 € es falso"; el dependiente se disculpa, toma el billete falsificado y le da cinco billetes de 100 €.

Ahora bien, sin tener en cuenta el costo del reloj, ¿cuánto dinero perdió la relojería?
 
--------------------------------------------------
 
El protocolo de actuación de la relojería no estaba establecido, o el dependiente no lo conocía, o —a pesar de conocerlo— decidió no aplicarlo y aceptó el billete, sin comprobar si se trataba de uno de curso legal.

El dependiente debió dormir mal la noche anterior (o no se había despertado completamente antes de ponerse a desempeñar sus funciones). Muestra una iniciativa que excede la responsabilidad que tiene asumida —más todavía cuando conoce que no tiene cambio para dar una vuelta tan elevada—. No es tarea de un establecimiento comercial (una relojería en este caso), facilitar cambio. El dependiente debería haber indicado al potencial comprador la entidad bancaria más próxima en la que pudieran atenderle —reservando para los bancos las tareas que deberían ser habituales para ellos, en lugar de aquellas a las que se (nos) están acostumbrando—.

En cualquier caso, a pesar del carácter sospechoso del comprador (al personarse a primera hora tratando de realizar un pago utilizando un billete de tan elevado importe), la situación debería haber extremado el (re)celo y la alarma en el proceder del empleado. Una medida de precaución adecuada es avisar a la policía, para que despejen dudas en una situación delicada, apelando a su condición de autoridad. Visto el enunciado del problema, se asume que hay más de un empleado en la tienda (en caso contrario, abandonar el establecimiento para ir a buscar cambio, supone una imprudencia temeraria que aconseja el cese fulminante del dependiente). La presencia de varias personas, permite activar —asegurando la discreción— el procedimiento de alarma que se tenga previsto.

No parece, en ningún caso, aconsejable abandonar el establecimiento con el billete del comprador. Lo recomendable es que permanezca siempre en sus manos, para que no pueda, más tarde, exculparse (y tratar de incriminar a otros), asegurando que se le ha dado el “cambiazo” —como sin duda terminaría calificando el suceso—.

En definitiva, el dependiente debería haber rehusado aceptar un billete de importe tan elevado. Además, se muestra descuidado en su proceder y carece de la habilidad para, siguiendo una actuación precavida, no transmitir al comprador que se está sospechando de su comportamiento “anormal”.

Nadie dijo que trabajar en comercio fuera sencillo.

--------------------------------------------------

El problema, visto ahora, no era sólo matemático. Era, principalmente, un problema de atención al cliente. Cómo actuar en una situación inhabitual o infrecuente. Se supone que las tareas repetidas son más fáciles de resolver, porque se trabaja para interiorizar, por medio de la repetición, los hábitos asociados al comportamiento requerido. Es más complicado resolver situaciones infrecuentas. Cuando se han previsto, debe aplicarse el protocolo de actuación que se haya diseñado al efecto. En caso de situación no prevista, no se ha planificado la respuesta, por lo que se debe improvisar.

Dos comentarios:

1 — Las prisas no son buenas consejeras. No parece que una relojería sea un sitio adecuado para atender a clientes dominados por la urgencia. El dependiente debería haber sido más sosegado a la hora de decidir qué hacer.

2 — Las situaciones se presentan sin avisar. No hay ninguna señal que anticipe qué va a suceder. Los timos, robos al descuido, cambiazos se basan en este simple principio.

--------------------------------------------------

Y llegando a lo matemático. El principal motivo de confusión viene derivado por el valor que se asigna al billete.

Las cosas son así de claras (sin entrar en disquisiciones más profundas que exceden el propósito del presente artículo):

    Un billete de curso legal de 5 € vale 5 €
    Un billete de curso legal de 10 € vale 10 €
    Un billete de curso legal de 50 € vale 50 €
    Un billete de curso legal de 100 € vale 100 €
    Un billete de curso legal de 500 € vale 500 €

    Un billete falso de 5 € vale 0 €
    Un billete falso de 10 € vale 0 €
    Un billete falso de 50 € vale 0 €
    Un billete falso de 100 € vale 0 €
    Un billete falso de 500 € vale 0 €

El relojero y el farmacéutico saldan sus deudas (quedan como estaban). Primero se cambian 0 € por 500 € y, más tarde, al hacer el camino de vuelta, se vuelven a cambiar 500 € por 0 €. Ya puestos, su relación de confianza mutua se verá fortalecida. Son muchos años de vecindad y, primero, el farmacéutico le facilita el cambio (a pesar de que es una faena hacerlo nada más empezar la jornada) y, más tarde, el relojero se disculpa y, rápidamente, acepta el billete falso, sin cuestionarlo. Eso es lo que tiene el comercio local y las relaciones de proximidad.

Así que el problema está, es evidente, en el intercambio que se produce entre el timador (ahora empleamos el calificativo que se merece) y la relojería.

    Timador = 0 €
    Relojería = Reloj más vuelta (200 €)

En el planteamiento inicial, se avisaba de que no se debería tener en cuenta el coste del reloj, por lo que el resultado de la pérdida (en dinero) es de 200 €.

Para quien ponga en duda si se debe tener en cuenta (o no) la valoración económica del reloj, se dirá que sí. Es evidente que el propietario de la relojería podrá pedir una indemnización a su compañía de seguros por el valor del reloj. Lo tendrá complicado, porque la compañía de seguros alegará (con toda razón) que hubo un comportamiento imprudente del dependiente y (una vez más) conseguirá evitar tener que indemnizar a su cliente.

El dueño de la relojería podrá imputar en su contabilidad una pérdida en concepto de mermas. Es un asunto especialmente complejo y no hay garantías de que la Agencia Tributaria (tal y como están las cosas) comparta los argumentos del titular del establecimiento. Supongamos que sí. En todo caso, la imputación de la pérdida se realizará por el coste del objeto (el precio de compra). No se dispone de esa información y, por eso, se pedía que no se tuviera en cuenta. Lo único que se sabía era el PVP del reloj (300 €) que, ni la Agencia Tributaria, ni ninguna compañía de seguros ni, nadie con criterio, puede aceptar como importe de la pérdida del relojero.

La solución matemática: 200 €.

Corresponde a la vuelta de la compra realizada. Por eso no se intenta pasar billetes falsos comprando productos caros. Al margen de otras consideraciones (que más tarde veremos), la principal es que un producto caro acarrea poca vuelta.

No estamos hablando de robo de productos caros; ése es un problema distinto. Hablamos de pasar dinero falso. El propósito de quien actúa así, es conseguir la mayor vuelta posible. Colar un billete de 50 €, comprando un artículo de 45 €, es de idiotas. Lo que quiere, el que trata de colar dinero falso, es:

1 — Rapidez.
2 — Pasar desapercibido.
3 — Enmascararse entre un flujo continuo de operaciones.
4 — Utilizar billetes de uso extendido e importe mediano.
5 — Permanecer el menor tiempo posible en la tienda.

Así, el perfil normal de actuación es emplear un billete de 20 € (los de 50 € son, en determinados sitios, demasiado llamativos) para comprar algo de menos de 2 €, en un sitio en que se produzcan aglomeraciones en momentos puntuales, en los que se trate de despachar con rapidez a los clientes y que no esté lleno de cámaras de vigilancia.

Eso suena a estancos, quioscos, tiendas de chucherías, chinos y, sobre todo, panaderías.

--------------------------------------------------

Pero el problema matemático es el menor de todos los que se plantean. Ya se afirmó que los problemas no vienen con señales luminosas avisando de que algo va a suceder. A mi juicio, esta situación encierra una pregunta que el dueño de la relojería debe resolver (aunque nadie se la haya planteado): ¿qué ha pasado?

¿Fue una falta de previsión? (No había un procedimiento establecido para actuar en caso similar; la consecuencia inmediata es que debe establecerse un plan de acción para situaciones análogas que se puedan producir en el futuro).

¿Fue un incumplimiento? (El dependiente actuó en contra de los criterios que se hubiesen establecido; se debería tomar una medida disciplinaria que acotara las consecuencias futuras del incumplimiento).

Hay quien piensa que los ejercicios que planteo encierran una trampa. Es posible. Quizá piensen que constituyen un sinsentido, una pérdida de tiempo. Es probable. Pero, lo que para algunos es una trampa, para otros conlleva una situación de aprendizaje.

--------------------------------------------------

No sé si la solución gustará a todos. He decidido presentarla hoy, por ser viernes 13. He dado suficientes argumentos (quizás demasiados) que justifican la explicación propuesta, pero, recordando un viejo chiste clásico:

    Si metemos a un político en un barril lleno de ácido sulfúrico, eso es una disolución.
    Si los metemos a todos, eso es una solución.


Y, ni siquiera esta solución, gustará a todos.

12 comentarios:

  1. Espero poder entenderlo bien dentro de un par de semanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para entonces igual he encontrado nuevas posibilidades a este dilema.

      Eliminar
  2. Por Diós Alberto, te aseguro que no di todas esas vueltas para llegar a la conclusión de los 200 Euros. :)

    Otra cosa: ¿No estás tomando al pie de la letra lo de !Piensa mal, que acertarás"?
    ¿Qué te dice que fuera un timadora y no un pobre incoente incauto a quien le encasquetaron en otra transacción el billete falso sin que tuviera idea? Se llamaba Mariano y con ese billete de 500 que había recibido en mano por unos trabajos que hizo en la casa de alguien,(que podría ser el timador o OTRO inocente incauto) fue a primera hora de la mañana a comprar el reloj para su amada que cumplía años aquel día y quería colocarlo junto al plato de su desayuno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si era Mariano Rajoy mas razon para comprobar el billete : )
      Y vale para Jose Luis, Jose Maria, Felipe...

      Eliminar
    2. Nina: Ya imagino que es complicado llegar a dar tantas vueltas. Pero, ten presente, que llevo con este problema muchos años. Si no presentara múltiples interpretaciones, lo habría abandonado. Pero, cada vez permite hacer énfasis en aspectos diferentes de la misma situación.

      Lo que un día nos entretiene, puede hartarnos pronto si no somos capaces de descubrir nuevos matices que enriquecen una apreciación cada vez más compleja.

      Creo que ya no estoy hablando de un billete y me he puesto a pensar en otras cosas.

      Un beso.

      (Tienes siempre la capacidad de sugerirme nuevos desarrollos en mi línea de pensamiento. Gracias).

      Eliminar
  3. Y ya que Alberto finalmente ha dado la solución a los 500 Euros, aqui la solucion al reo y su ejecución.

    El reo dice: "Me vais a matar en la silla eléctrica". Y piensan los verdugos: si es verdad lo que ha dicho, no podemos matarlo en la silla eléctrica, puesto que esta forma de ejecución habíamos quedado en reservarla para el caso de que mintiera. Pero, por otra parte, si lo matamos en la horca, habrá mentido en su afirmación, así que tampoco podemos matarlo en la horca porque esta forma de matarlo era para el caso de que dijera la verdad.

    ResponderEliminar
  4. Lo de colar un billete de 50€ falso para un articulo de 45€ no es tan de idiotas. Pon que cuelas un billete de 50€ falso y compras un articulo de 5€, con los otros 45€ seguramente compres cosas. Si directamente compras lo que quieres, por 45€ (pon por ejemplo un disco duro externo too guapo) tienes lo que quieres y 5€ para un mini menu en el burguer king y el billete de bus.

    Asi que si es para comprar articulos y lo haces directamente, un paso que te ahorras. Otra cosa es que quieras dinero en efectivo, o que compres un articulo que despues se pueda rastrear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viejo artesano: Te olvidas de pensar como "uno de los nuestros". Supón que perteneces a una organización que se dedica a la falsificación de billetes. Tú eres el último eslabón de una cadena que va desde los que han robado las planchas de impresión, los falsificadores, los impresores. No sé: un equipo humano multidisciplinar que trata de emular un trabajo de altísima calidad (sin que se note).

      Y, al final de todo, estás tú que tienes que, al menudeo, debes colocar los billetes para obtener dinero bueno y, cada jornada, llegas a la nave donde entregar los resultados de la faena a "Mediopelo", el cabrón yonkie que os controla a todos y, cada puñetero día le llevas discos duros, hamburguesas semimordisqueadas y billetes del metrobus.

      Una de dos: o no tienes aprecio a tu vida, o sobrevaloras la paciencia de "Mediopelo". Ten cuidado: aprenderás que lo de vivir "al filo de una navaja" puede dejar de ser una frase hecha.

      Eliminar
  5. Como siempre, tu explicación de lo más convincente........., pero al final pierden los dos: el relojero y el farmacéutico y el timador se va de rositas (ahí se le pare el reloj y tenga que volver a repararlo, je, je)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que el relojero pierde; me cuesta encontrar dónde pierde el farmacéutico, ya que se le reintegra el importe del billete falso.

      En cuanto al timador, le dejamos marchar, esperando que le pase cualquier cosa y deseando fervientemente que no se meta en política.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Tu comentario será bien recibido. Gracias